Vuelve a mostrar sus colmillos la violencia contra la comunidad transgénero

El asesinato de Michelle Ramos Vargas fue el sexto contra una persona de la comunidad trans en lo que va de año

Por Manuel Guillama Capella

Un nuevo incidente de violencia de género sacudió ayer nuevamente al país, luego de que a tempranas horas de la mañana las autoridades encontraran el cuerpo de Michelle “Michellyn” Ramos Vargas, una mujer transgénero de 33 años, en el pavimento de la carretera 114, del barrio Sabana Grande Abajo en San Germán.

El asesinato fue el sexto de una persona trans que se registra este año en Puerto Rico y el quinto de una mujer, según estadísticas oficiales de la Policía.

“Si nosotros evaluamos la situación de las mujeres en Puerto Rico y el estado de vulnerabilidad en que nosotras vivimos, y miramos luego la situación de las personas trans, nos damos cuenta que vivimos patrones similares. Pero en el caso de las personas trans es quizás una situación aún más alarmante, porque cuando las asesinan usualmente el asesinato viene acompañado también de expresiones sociales que las asesinan por segunda vez: asesinan su dignidad, no les reconocen su identidad de género y eso complica todo el escenario”, opinó la abogada Amárilis Pagán, directora ejecutiva del Proyecto Matria.

El reporte de la Uniformada detalla que el cuerpo de Ramos Vargas presentaba múltiples heridas de bala en la cabeza. También se indica que los documentos oficiales encontrados identificaban a la mujer como Daniel Ramos Vargas.

Pagán señaló que el homicidio demuestra, una vez más, la pertinencia del estado de emergencia ante la incidencia de violencia de género que la gobernadora Wanda Vázquez se ha resistido a declarar desde hace más de un año.

“Cuando hemos solicitado que se declare el estado de emergencia por violencia de género estamos pensando también en estos asesinatos. Las soluciones son similares, hay que educar para la equidad, hay que fortalecer los cuerpos de investigación e intervención como la Policía y el Departamento de Justicia, para que actúen desde la lógica y no desde los prejuicios hacia las personas trans. También hay que educar a la ciudadanía en general, porque en la medida en que se habla desde los estereotipos y se fomenta el discurso que se refiere a las mujeres trans como hombres vestidos de mujeres, se reproducen una serie de ideas equivocadas que tratan de inspirar terror y convierten a las persons trans en blancos para la violencia”, subrayó la activista.

Metro intentó obtener una entrevista con la Procuradora de las Mujeres, Lersy Boria, para conocer qué tipo de iniciativas dirigidas a la comunidad trans se trabajan desde la oficina, pero la funcionaria no estuvo disponible.

Las otras cuatro mujeres trans que han sido asesinadas en lo que va de año son Neulisa “Alexa” Luciano Ruiz, Penélope Díaz Ramírez, Serena Angelique Velázquez y Layla Peláez. La Policía informó por escrito que ya se radicaron cargos contra el presunto asesino de Díaz Ramírez, mientras que aún se evalúa la evidencia para determinar si las autoridades federales asumen jurisdicción por la matanza de Luciano Ruiz.

En el caso del doble asesinato de Velázquez y Peláez, acontecido en abril y que fue clasificado como crimen de odio, el Negociado Federal de Investigaciones asumió jurisdicción.

El teniente Aníbal Pérez, en entrevista con WAPA, no descartó la posibilidad de que el asesinato de Ramos Vargas se investigara como un crimen de odio.

La Policía también investiga la muerte de Yampi Méndez Arocho, un joven trans de 19 años asesinado el 5 de marzo en Moca. Según la uniformada, al momento “se evalúan los elementos” para someter cargos contra un sospechoso que ya fue entrevistado.

“Es una de las grandes preocupaciones. En términos de cómo la Policía investiga estos casos, pareciera que los consideran casos de segunda o tercera categoría”, lamentó Pagán.

Loading...
Revisa el siguiente artículo