Difícil volver a la normalidad con "perturbadoras" cifras del COVID, dice Fauci

En Estados Unidos han bajado las muertes diarias, pero científicos advierten que un rebote en otoño pudiera cobrar más vidas.

Por Servicios Combinados

 

El epidemiólogo estadounidense Anthony Fauci afirmó que, aunque probablemente habrá una vacuna disponible a finales de año,no será entre mediados y finales del 2021 cuando se logre distribuir a la mayoría de la población

"Si hablas sobre volver al nivel de normalidad similar a donde estábamos antes del COVID, será ya adelantado el 202,, tal vez incluso a finales del 20201", dijo el doctor en entrevista en MSNBC.

Fauci, quien dirige el Instituto Nacional de Alergias y Enfermedades Infecciosas, se alejó del optimismo del presidente Donald Trump "porque si miras … las estadísticas, son perturbadoras. Nos estamos estabilizando en alrededor de 40,000 casos por día. Y las muertes son alrededor de mil".

 

Fauci dice que una vacuna para el COVID-19 debería estar disponible en 2021

Dijo que 250.000 personas han expresado interés en participar de los estudios con vacunas experimentales

A este panorama e le suma que, aunque el número de muertes diarias por coronavirus en Estados Unidos está bajando de nuevo tras alcanzar un segundo pico en agosto, los científicos advierten que un nuevo rebrote de la enfermedad este otoño pudiera cobrar más vidas.

La llegada de temperaturas más frías y la probabilidad de más reuniones en interiores aumentarán la importancia de precauciones diarias, dicen los expertos.

“Tenemos que cambiar la forma en que vivimos hasta que tengamos una vacuna”, dijo Ali Mokdad, profesor de ciencias de métricas de salud en la Universidad Estatal de Washington en Seattle. En otras palabras: Usar mascarillas, quedarse en casa y lavarse las manos.

Estados Unidos ha tenido dos picos claros en el número de muertes diarias. En el verano, la cifra llegó a ser aproximadamente la mitad del pico de la primera ola fatal en abril.

Las muertes alcanzaron su primer pico el 24 de abril, con un promedio de 2,240 muertes diarias, cuando la enfermedad causaba estragos en el nordeste. Entonces, en el verano, brotes en Texas, California y Florida llevaron las muertes a un segundo pico de 1,138 el 1 de agosto.

Algunos estados —Florida, Georgia, Mississippi, Nevada y California— sufrieron más muertes durante la ola del verano que en la primavera. Otros —Michigan, Pensilvania, Maryland y Colorado— definitivamente tuvieron dos picos en las infecciones, pero sufrieron menos muertes la segunda vez.

Ahora, unas 700 personas están muriendo diariamente en Estados Unidos debido al virus. Eso representa una baja de 25% respecto a hace dos semanas, pero aún está por encima del nivel bajo de julio, de 500, de acuerdo con un análisis de The Associated Press con base en datos compilados por la Universidad John Hopkins.

El número de personas que están siendo tratadas por COVID-19 en los hospitales durante los focos en el verano en Florida y Texas ha estado bajando constantemente desde julio.

En Florida, el número de pacientes con COVID-19 el jueves por la mañana era de menos de 3.000, tras llegar a 9.500 el 23 de julio. Dos semanas más tarde, el estado llegó a su promedio más alto para siete días de muertes reportadas.

En Texas, unas 3.500 personas estaban hospitalizadas con COVID-19 el jueves, un índice que ha mejorado desde que llegó a 10.893 el 22 de julio.

Pero una decena de estados están contraviniendo la tendencia nacional a la baja. Iowa, Carolina del Norte, Virginia Occidental y Kansas están entre los estados que están registrando aumentos en las muertes diarias, aunque nada como lo visto en el nordeste en la primavera. Entonces, el virus agarró desprevenido a Nueva York y cobró 1,000 vidas por día en ese estado: cinco muertes por cada 100.000 personas.

“A menudo, es difícil entender las tendencias cuando se mira todo el país”, dijo Alison Hill, experta en enfermedades infecciosas en la Universidad de Harvard. Apuntó que las muertes diarias siguen subiendo en algunas zonas metropolitanas, como Memphis, San Francisco, Sacramento y San José.

“Estamos en un momento realmente crítico ahora”, dijo. “Las escuelas están reabriendo y las temperaturas están bajando, haciendo que la gente se quede más bajo techo. Todo eso no augura nada bueno”.

 

Loading...
Revisa el siguiente artículo