Restricciones en nueva orden ejecutiva se quedan cortas de las expectativas

El propio secretario de Salud había anticipado que lugares como las iglesias serían clausurados en el decreto

Por Manuel Guillama Capella

La orden ejecutiva que entrará en vigor esta sábado ajustará la ocupación en la mayoría de los espacios cerrados a un 25% de su máxima capacidad, la mitad de lo que dispone en el decreto vigente, según anunció ayer la gobernadora Wanda Vázquez.

Sin embargo, la Orden Ejecutiva 2020-62, que al momento de publicación no se había divulgado, continuará permitiendo a iglesias, sinagogas, mezquitas y otros lugares de culto abrir los siete días de la semana, aunque igualmente se les exigirá que cumplan con los requisitos de ocupación.

Aunque Vázquez hizo un llamado a los líderes religiosos a ofrecer sus servicios mediante herramientas tecnológicas, lo anunciado ayer contradice las expresiones que realizara el secretario de Salud, Lorenzo González, tan reciente como el martes, cuando aseguró que las iglesias permanecerían cerradas por 21 días, periodo de duración de la próxima orden ejecutiva.

Tras una reunión con los grupos asesores medico y económico ese día, González había anticipado el incremento en las restricciones, en momentos en que la isla registra a diario entre 300 y 400 casos positivos a Covid-19, según explicó el director del Sistema de Vigilancia del Departamento de Salud, Miguel Valencia.

González no intervino en el mensaje televisado –al que la prensa no fue invitada–, como tampoco lo hizo Manuel Laboy, secretario de Desarrollo Económico y Comercio.

La portavoz del ‘task force’ económico Daneris Fernández dijo durante anuncio que se implementarán nuevos mecanismos para fortalecer la capacidad de autofiscalización de los sectores económicos. Por ejemplo, en aquellas industrias consideradas de “alto riesgo” de contagios, si el 50% de las empresas individuales incumplen con los lineamientos de salubridad, el sector completo se verá obligado a clausurar.

Ayer, al menos, no se detalló qué rol tendrá el gobierno para garantizar el cumplimiento, ni cuáles sectores caen bajo las distintas clasificaciones de riesgo.

Como acostumbra a hacer al anunciar las medidas ejecutivas que buscan contener la propagación del virus, la mandataria colocó sobre los hombros de la ciudadanía el éxito o fracaso de sus iniciativas. En esta ocasión, planteó que las nuevas restricciones responden al “repunte producto del descuido de algunos” sin especificar, por ejemplo, si eso incluía a los políticos que hasta el pasado fin de semana estuvieron activos en caravanas y otros eventos multitudinarios.

Por primera vez desde que se implementaron cierres, a mediados de marzo, la gobernadora determinó que, además de imponer hasta $5,000 de multa y seis meses de cárcel para quienes violentan una orden ejecutiva, se sancionará con una multa de $100 a las personas que salgan a las calles sin mascarillas sobre sus rostros.

Entre los lugares que podrán operar a un 25% de capacidad se encuentran restaurantes, centros comerciales, instituciones financieras, concesionarios de autos y ferreterías. Vázquez puntualizó que visitas a las ferreterías y a bancos, con el objetivo de cerrar préstamos, deberán coordinarse por cita previa.

Las actividades permitidas en las playas, en tanto, serán las mismas que se contemplan en el decreto actual, lo que significa que solo podrán acudir quienes vayan a realizar algún tipo de actividad física. No se permitirá llevar sillas de playa o neveritas, y los domingos los balnearios permanecerán cerrados.

Los cines, barras, chinchorros, discoteca, gimnasios y casinos tampoco podrán abrir en el futuro inmediato.

Como ya se anticipaba, la gobernadora recalcó que las clases en modalidad presencial, tanto en el sistema público como privado, deberán esperar hasta que la prevalencia del Covid-19 dé señales de retroceso.

“No me parece que se incorporaron las medidas que el grupo médico estuvo hablando durante estos días, pareciera que todo fue una imagen, un espejismo”, expresó la doctora en biología molecular Marieli González en entrevista con este medio.

Durante la vigencia de la orden, que se extenderá hasta el 11 de septiembre, la mayoría de los comercios permanecerán cerrados los domingos, en los que la población solo podrá salir de sus hogares para actividades esenciales. El toque de queda se mantendrá entre 10:00 p.m. y 5:00 a.m., al tiempo que habrá ley seca desde las 7:00 p.m. en adelante.

Te recomendamos este vídeo:

Loading...
Revisa el siguiente artículo