Continúa en el aire la decisión de Dávila sobre permanencia en la CEE

El presidente del organismo indicó ayer que se considera la posibilidad de contratar imprentas adicionales para la impresión de papeletas para la elección general

Por Manuel Guillama Capella

Al culminar ayer el proceso de votación de las primarias de ley, el presidente de la Comisión Estatal de Elecciones (CEE), Juan Ernesto Dávila, no ofreció un plazo fijo para acabar con la incertidumbre que rodea su permanencia en el puesto, insistiendo únicamente que será una decisión que analizará cuando finalice el proceso correspondiente al escrutinio general.

“Lo que yo he mencionado sobre este tema es que una vez concluya el escrutinio general tomaré la determinación y será la que más le convenga al pueblo puertorriqueño”, se limitó a esbozar Dávila anoche, luego de que concluyera el horario de votación en los cerca de 4,000 colegios electorales que sirvieron para albergar las primarias del Partido Nuevo Progresista (PNP) y el Partido Popular Democrático (PPD).

Si Dávila no renunciara, el Código Electoral, que apenas se convirtió en ley el pasado 20 de junio, dispone siete causas de destitución que tendrían que ser adjudicadas por un panel de tres jueces del Tribunal de Apelaciones. Entre las causas, se encuentra la “negligencia crasa en el desempeño de sus funciones”, así como el “incumplimiento de esta ley”.

La realidad es que, al momento, no existe una fecha precisa para la culminación del proceso de escrutinio. El PPD comenzará con el análisis de las actas de cada colegio este martes, mientras que el PNP lo hará al día siguiente.

Sin embargo, mientras se lleva a cabo el proceso de escrutinio, la CEE deberá ir adelantando los trámites administrativos necesarios para evitar que en los comicios generales se repita la experiencia de las primarias, cuando, entre otras irregularidades, no estuvieron listos los materiales, como papeletas, para poder llevar a cabo las votaciones en la fecha dispuesta, el 9 de agosto.

“En términos de las papeletas pues no podemos tener el diseño final hasta que no transcurra el escrutinio. Esta semana nos reunimos el martes para ir delineando y retomando todos los planes de la elección general, de manera que la podamos celebrar como nuestro pueblo merece. (La fecha de conclusión del escrutinio) va a depender de los partidos, si tienen recuento, dónde tienen recuento. Yo no puedo dar una fecha, porque si doy una fecha puedo fallar”, indicó Dávila.

El polémico Código Electoral dispone que “en o antes” de los 75 días previos a unas elecciones generales –el 20 de agosto en este caso– la CEE deberá ordenar la producción de papeletas luego de aprobar su diseño y contenido en conjunto con los comisionado electorales.

Ante el retraso de la primaria y la posibilidad de recuentos e impugnaciones será imposible para el organismo cumplir con ese primer plazo. El próximo plazo establecido por ley, indicó Dávila, ocurre 45 días antes del evento electoral, cuando comienza el envío de papeletas a quienes soliciten voto ausente. Ese plazo se cumple el 19 de septiembre.

Dávila admitió que, para acelerar el proceso, una de las opciones que se ausculta es la contratación de una o varias empresas extranjera certificadas por Dominion –la compañía dueña de las máquinas de escrutinio electrónico– para que imprima papeletas paralelo a Printech, la imprenta localizada en Cayey que tuvo a su cargo producir el material para esta primaria.

Dicha contratación implicaría un costo adicional para la CEE, cuyo presupuesto, insiste Dávila, mantiene una deficiencia de $13.5 millones respecto a lo que necesita para correr la elección general. El presidente de la CEE calculó que, tomando en consideración la consulta ‘estadidad sí o no’, se necesitarían sobre 10 millones de papeletas para el 3 de noviembre.

“A los comisionados les gusta imprimir en Puerto Rico porque a ellos les gusta enviar personal allá, a la imprenta. En este proceso primarista el PNP y el PPD todo el tiempo tuvieron personal allá en Printech. Ya estamos solicitando a Dominion que nos dé una lista de imprentas certificadas por ellos en Estados Unidos para comenzar ese proceso. Si se divide la solicitud de papeletas nos aseguramos de que no todas estén en una imprenta. Ciertamente sería uno de los factores que más grandemente nos ayudaría… Tenemos que ver cómo nos cotizan estas imprentas. Pero nada más el flete va a tener un costo. Porque esto no lo puedes llevar por barco”, mencionó Dávila, al asegurar que la CEE mantiene, a través de OGP, la solicitud de reasignación de fondos ante la Junta de Control Fiscal.

“Desde que nos dieron los $9 millones presentamos por conducto de OGP (Oficina de Gerencia y Presupuesto) el planteamiento solicitando los fondos adicionales. Me informaron que ayer (el sábado) el planteamiento pasó de OGP a la Junta”, agregó Dávila.

El funcionario, sin embargo, argumenta que no ha asumido postura sobre la posibilidad de proponer un retraso en la fecha de las elecciones generales, un asunto que, señala, debe llevarse primero a consideración de los comisionados electorales. Cualquier alteración a la fecha de una elección general tendría que materializarse mediante legislación, tal como se retrasó la fecha de las primarias, originalmente programadas para el 7 de junio.

“Quiero escuchar a los comisionados. He escuchado el planteamiento de la elección federal. Lo discutiremos en comisión y espero que lleguemos a algún consenso sobre este tema. Voy abierto a intentar lograr que los comisionados lleguen a un consenso” dijo Dávila, al aludir a las dudas sobre si el gobierno puertorriqueño tiene la facultad jurídica para ordenar un cambio a la fecha de elección del comisionado residente, un cargo congresional.

Loading...
Revisa el siguiente artículo