Isaías pierde fuerza tras tocar tierra en Carolina del Norte

También causó la muerte de dos personas en el Caribe y azotó las Bahamas

Por AP

El huracán Isaías perdió fuerza y se convirtió en tormenta tropical en la madrugada del martes luego de tocar tierra cerca de Ocean Isle Beach, Carolina del Norte, según un funcionario del Centro Nacional de Huracanes de Estados Unidos (NHC por sus siglas en inglés).

El meteoro llegó a la costa pasadas las 23:00 horas con vientos máximos sostenidos de 136 km/h (85 mph). Ahora tenía vientos máximos sostenidos de 117 km/h (70 mph).

“Ahora que el vórtice se ha movido tierra adentro, hacia el este de Carolina del Norte, los vientos se están calmando por lo que se ha reducido de nuevo a una tormenta tropical", señaló Robbie Berg, especialista en huracanes del NHC, a The Associated Press.

La amenaza de tornados empezaba a ampliarse al sureste de Virginia, apuntó el servicio meteorológico en su previsión de las 04:00.

La tormenta provocó inundaciones e incendios en cinco viviendas en Ocean Isle Beach, dijo Debbie Smith, la alcaldesa de la localidad, a la televisora WECT-TV. Los bomberos locales luchaban contra las llamas con la ayuda de efectivos del condado de Horry, en Carolina del Sur, explicó Tony Casey, vocero de ese departamento, a The Associated Press.

A 128 kilómetros (unas 80 millas) al norte de Ocean Isle Beach, cerca de 30 personas tuvieron que abandonar sus casas por un fuego en un complejo de departamentos en Surf City, según medios locales. No estuvo claro si los incendios estaban relacionados con el meteoro y no se reportaron heridos.

Isaías podría seguir derribando árboles y causando cortes de luz en su avance hacia el norte a lo largo de la costa del Atlántico medio y Nueva Inglaterra, apuntó Berg.

“No creemos que vaya a haber un gran debilitamiento, seguimos pensando que va a haber vientos muy fuertes y racheados que afectarán a gran parte del Atlántico medio y al noreste durante un día o dos", añadió agregando que las lluvias también serán un problema.

Duke Energy informó que cientos de miles de casas se quedaron sin suministro eléctrico mientras las fuertes lluvias y vientos azotaban zonas incluyendo Wrightsville, Kure y Wilmington, en Carolina del Norte.

Las tiendas y restaurantes de las zonas costeras cerraron temprano, hubo algunas interrupciones en el servicio eléctrico de los hoteles de playa e incluso los más intrépidos bañistas dejaron los arenales la noche del lunes a medida que el huracán Isaías se aproxima a las Carolinas.

El NHC alertó de posibles marejadas ciclónicas de hasta 1,5 metros (5 pies) de altura y unos 20 centímetros (8 pulgadas) de lluvia en algunos puntos, a medida que Isaías avanza por la costa. Las Carolinas no son los únicos estados en alerta.

“Todas esas lluvias podrían producir inundaciones súbitas en porciones del este de las Carolinas y en el Atlántico medio, e incluso en el noreste de Estados Unidos”, dijo Daniel Brown, especialista del NHC. La alerta de tormenta tropical se extiende hasta Maine, donde el miércoles podrían registrarse inundaciones en algunas áreas.

El centro también advirtió de posibles tornados en Carolina del Norte en la noche del lunes y la mañana del martes, y desde el este de Virginia al sur de Nueva Inglaterra por la tarde del martes.

Isaías retomó de nuevo su condición de huracán de categoría 1 a las 23:00 EDT. En la madrugada del martes, luego de que volvió a perder fuerza, su vórtice estaba a unos 40 kilómetros (25 millas) al noroeste de Greenville, Carolina del Norte. Avanzaba rápidamente en dirección noroeste hacia el este del estado a 41 km/h (26 mph) y se esperaba que gane rapidez a lo largo del día.

Isaías causó la muerte de dos personas en el Caribe y azotó las Bahamas, pero permaneció en el mar a su paso a un costado de Florida durante el fin de semana. El vórtice de Isaías permaneció alejado de la costa a su paso por Georgia el lunes.

Loading...
Revisa el siguiente artículo