Estudio académico arroja luz sobre la realidad de boricuas desplazados por María

La falta de coordinación entre los gobiernos federal, estatales y locales complicaron la transición para muchas personas que, en gran medida, dependieron de la solidaridad de amigos, familiares y líderes cívicos

Por Metro Puerto Rico

Un estudio conjunto del Centro de Estudios Puertorriqueños del Hunter College en Nueva York y la Universidad de Connecticut, que analizó la respuesta de una ciudad en Massachussetts ante el influjo de boricuas que recibió luego del huracán María, concluyó que fueron amigos y familiares quienes asumieron “desproporcionadamente” la carga de ayudar a los desplazados, pues los recursos municipales no daban abasto para atender a los migrantes.

El informe, cuyos autores son los profesores Carlos Vargas Ramos, del Hunter College, y Charles R. Venator Santiago, del Instituto de Estudios Latinoamericanos y Caribeños de la Universidad de Connecticut, se enfoca en la ciudad de Holyoke, un ayuntamiento que para 2017 tenía cerca de 40,000 habitantes, de los cuales se estimaba que el 46% eran de origen puertorriqueño.

“El perfil socioeconómico de los puertorriqueños en Holyoke (y en Massachussetts en general) indica que su capacidad de responder individual o colectivamente a las necesidades de los puertorriqueños desplazados es muy limitada. Casi la mitad de los puertorriqueños en Holyoke viven cerca o por debajo del nivel de pobreza. Sus necesidades son muy similares a las de los desplazados por eventos climáticos”, lee parte de las conclusiones del estudio.

La investigación, sin embargo, sostiene que la respuesta de la ciudad a la llegada de puertorriqueños fue “exitosa”, en gran medida gracias a “solidaridad, colaboración y sinergia de líderes cívicos y líderes de agencias que estaban comprometidos con ofrecer una respuesta colectiva. Los patrones de cooperación, coordinación y comunicación abrieron la puerta a una respuesta enfocada una vez la llegada de personas desplazadas alcanzó proporciones inmanejables para una sola entidad”.

El desempeño del gobierno federal, se desprende del análisis, fue “inadecuado, y por momentos exacerbó o creó nuevas crisis”.

De acuerdo con la investigación, múltiples niveles de gobierno instaron a los boricuas afectados por el huracán a dejar la isla y viajar a ciudades como Holyoke.

“Una falla fundamental en la respuesta a la crisis fue la falta de información adecuada y capacidad de compartir datos sobre las necesidades de los puertorriqueños desplazados/migrantes. La negativa del gobierno federal a compartir información sustantiva con las entidades locales sobre los puertorriqueños que llegaban a Holyoke crearon obstáculos en la respuesta a la crisis”, concluyen Vargas Ramos y Venator Santiago.

Los investigadores puntualizaron que ciudades como Holyoke, con poblaciones considerables de puertorriqueños, son un destino al que boricuas que viven en la isla continuarán recurriendo ante futuras situaciones catastróficas.

“El propósito (del estudio) es aprender qué funcionó en la respuesta a ese desplazamiento de forma que se puedan preparar respuestas futuras al desplazamiento de gente ante evento provocados por el cambio climático”, se indica en el informe de 60 páginas

Entre las recomendaciones incluidas, se encuentran establecer “one-stop-shops” en los que las personas desplazadas puedan recibir orientación y ayuda en el proceso de incorporarse a la comunidad, y que cuente con personal federal, estatal y local. También subraya que los funcionarios municipales y líderes cívicos deben tener acceso libre a la información relacionada con las necesidades de las personas recién llegadas.

Te podría interesar:

Loading...
Revisa el siguiente artículo