Doble tragedia: murió de Covid-19 y la funeraria perdió el cadáver

Nathaniel Hallman murió el 17 de abril, cuando la ciudad de Nueva York no daba abasto para enterrar a sus muertos. La única compañía que aceptó su cuerpo lo dejó en un camión de mudanzas junto a otros 60. La familia presentó una demanda judicial.

Por Publimetro

Hay cosas que escapan a toda lógica y durante la pandemia del covid-19 se han producido varias que realmente no tienen una explicación coherente. Es el caso de Nataniel Hallman, un ciudadano de Nueva York que a mediados de abril falleció víctima del nuevo coronavirus. El tema no tendría mayor relevancia, entre tantos fallecidos en el mundo entero, si no fuera porque la funeraria que se hizo cargo perdiera su cuerpo.

A finales de abril de 2020 la ciudad de Nueva York, una de las urbes más golpeadas por la pandemia del covid-19, colapsaba por la saturación de los hospitales, la falta de respiradores, la economía detenida, el desempleo masivo, la incertidumbre sobre la curva de contagios del coronavirus y también la imposibilidad de enterrar a todos los muertos.

Sin embargo, hubo un caso que remeció a las autoridades y a la opinión pública. Una llamada anónima al 911 alertó a la policía sobre la presencia de decenas de cadáveres en camiones de mudanza, sin refrigerar, en el barrio de Brooklyn.

El comisionado de Salud del estado, Howard Zucker, tomó el caso: se trataba de cuerpos que habían sido confiados para sus exequias a la funeraria Andrew T. Cleckley, que iba a ser investigada (y que fue cerrada semanas más tarde). Nunca antes esa empresa había recibido una queja de sus clientes; nunca antes la ciudad de Nueva York había acumulado por una enfermedad, como fue el caso hacia el día 30, 12.287 muertes confirmadas, más otras 5.302 probables.

Te podría interesar:

Bares, "sport bars" y cafetines cerrarán hasta el 31 de julio debido a pandemia

Esto según la orden ejecutiva, que también aclara que los cafetines que cerrarán serán los que tengan permiso de uso de bebidas alcohólicas.

Uno de los cuerpos que yacía en un camión de mudanzas era el de Nathaniel Hallman, quien había muerto el 17 de abril, a los 72 años.

Su familia buscaba el cuerpo para enterrarlo. “El descubrimiento fue sólo uno de los momentos espantosos en el esfuerzo de cinco semanas por lograr que Nathaniel pudiera descansar”, publicó The Wall Street Journal sobre el caso, que luego llegó hasta los tribunales.

Loading...
Revisa el siguiente artículo