Donald Trump firma ley contra China

La ley y el decreto son parte de la ofensiva de Washington contra China

Por AP

El presidente Donald Trump transformó un evento en el que debía destacar sus medidas con respecto a China en un acto electoral improvisado, con un ataque amplio y divagador contra su rival demócrata Joe Biden. Trump firmó una ley y un decreto el martes por la noche que según él obligarán a China a rendir cuentas por la opresión del pueblo de Hong Kong, pero su discurso viró rápidamente al tema electoral y los ataques a Biden.

En lugar de los estadios que prefiere para sus actos electorales, el presidente habló desde la Rosaleda de la Casa Blanca. Adicionalmente, en lugar de una multitud entusiasta, tuvo como auditorio a la prensa.

La ley y el decreto son parte de la ofensiva de Washington contra China, la superpotencia asiática en ascenso que según su visión explota a Estados Unidos y trata de ocultar al mundo los detalles de la transmisión del coronavirus. Mientras ataca casi diariamente a Beijing, Trump defiende su propia respuesta a la pandemia que cada día alcanza nuevos récords de contagio en partes de Estados Unidos, a la vez que retrata a Biden como conciliador con China.

“Joe Biden y el presidente (Barack) Obama permitieron a China vaciar nuestras fábricas, saquear nuestras poblaciones y robar nuestros secretos más valiosos”, dijo Trump y añadió: “Yo lo he detenido en gran medida”.

Trump dijo que desde la vicepresidencia Biden abogó por el Acuerdo de París contra el cambio climático. Trump retiró a Estados Unidos del acuerdo, que según él “habría aplastado a los fabricantes estadounidenses a la vez que permitía a China contaminar la atmósfera impunemente, un regalo más de Biden al Partido Comunista Chino”.

La ley sancionada por Trump apunta a las unidades policiales que han reprimido a los manifestantes de Hong Kong y a los funcionarios del Partido Comunista chino responsables de imponer una nueva ley de seguridad nacional que se considera que atenta contra la autonomía del territorio. También impone sanciones a los bancos que tienen negocios con esos funcionarios.

El decreto aparentemente no va más allá de las decisiones anteriores del gobierno de quitarle a Hong Kong un trato preferencial. Trump dijo que el decreto elimina esos privilegios, aunque en realidad el proceso de eliminación había comenzado meses atrás.

China calificó la ley de intromisión flagrante en sus asuntos internos y advirtió que responderá con sanciones.

“Los intentos de la parte estadounidense de obstruir la aplicación de la ley de seguridad nacional de Hong Kong jamás tendrán éxito”, dijo la cancillería en un comunicado.

Te podría interesar:

Loading...
Revisa el siguiente artículo