Exigen reabrir caso de joven negro baleado por policías

Jeremy McDole, de 28 años, se hallaba en su silla de ruedas al momento de morir baleado en septiembre de 2015 en Wilmington.

Por AP

WILMINGTON, Delaware, EE.UU.— Decenas de personas participaron en una marcha el sábado en una ciudad del norte de Delaware para exigir que se reabra la investigación de la muerte a tiros de un afroestadounidense en silla de ruedas a manos de la policía en 2015.

La protesta por justicia para Jeremy McDole cubrió varios puntos de Wilmington, con paradas en la sede del Departamento de Policía y en un edifico del gobierno estatal, publicó el diario News Journal of Wilmington. La marcha fue encabezada por la hermana del fallecido.

McDole, de 28 años, se hallaba en su silla de ruedas al momento de morir baleado en septiembre de 2015 en Wilmington, después de que la policía recibió un reporte al 911 sobre un hombre con una pistola en su poder. Las imágenes tomadas por un testigo con su celular mostraron a los oficiales ordenando a McDole que tirara su arma y alzara las manos, y McDole acercando una mano a la cintura antes de ser baleado.

 

Te podría interesar:

Salud cierra hospedería en Culebra por incumplir medidas contra el COVID

Dicho establecimiento tuvo cinco empleados que dieron resultados positivos a COVID-19.

 

Un juez federal aprobó en 2017 que las autoridades municipales llegaran a un acuerdo con la familia de McDole por 1,5 millones de dólares.

Los manifestantes exigieron el sábado justicia para McDole y corearon “Joe escopeta debe irse”, en referencia al oficial Joseph Dellose, quien disparó contra McDole.

Un informe de la oficina del entonces fiscal Matt Denn concluyó que al descargar su arma, Dellose creó incertidumbre entre los otros policías en el lugar quienes, al no saber de dónde provenían los disparos, también abrieron fuego contra McDole. La oficina de Denn criticó a Dellose por un "desempeño policial extraordinariamente malo” y señaló que el agente no debería portar una pistola.

Ninguno de los cuatro agentes que estuvieron involucrados en el incidente continúan siendo parte del Departamento de Policía de Wilmington.

Loading...
Revisa el siguiente artículo