Corrección desconoce población de afrodescendientes en las cárceles

La agencia no cuenta con estadísticas que identifiquen a las personas confinadas por su raza.

Por Sadot Santana Miranda

Con una población carcelaria que asciende a 8,867 confinados, el Departamento de Corrección y Rehabilitación (DCR) desconoce cuántas de estas personas son afrodescendientes.

El perfil del confinado de 2019 —que publica la agencia— no provee un renglón que identifique la raza de la población carcelaria de la isla. Pese a esta ausencia de estadísticas, el portavoz de prensa de la agencia, Héctor Pérez, se limitó a responder que el DCR “dejó de recopilar las estadísticas de raza desde 2015 por una determinación de la administración de ese entonces”.

Sin embargo, para la socióloga Palmira Ríos la falta de estadísticas por raza en dicha instrumentalidad demuestra que los gobiernos del país rehúyen ese tema y prefieren rechazar que en Puerto Rico existe el racismo. Ríos —quien fungió como presidenta de la Comisión de Derechos Civiles de 2003 a 2008— aseguró que la proporción de personas afrodescendientes en las cárceles del país es mucho mayor al de cualquier otra raza.

“Es un ejemplo más de cómo en Puerto Rico sistemáticamente se ha tratado de ocultar o negar las dimensiones discriminatorias por razón de raza que existe en el país”, dijo la exdirectora de la Escuela Graduada de Administración Pública de la Universidad de Puerto Rico. Para la académica, la ausencia de esta variable en las estadísticas del país no permite conocer “si estamos ofreciendo los servicios en una forma equitativa y si estamos cumpliendo con un mandato constitucional”. Asimismo, Ríos planteó que la falta de estadísticas prolonga el discrimen sistémico que existe en el país.

Agregó que es imperativo que se vuelva a incluir esta variable en el censo poblacional de Corrección —así como en otras agencias de gobierno— para identificar patrones de discrimen y así incluirlo en entrenamientos a jueces, fiscales y policías. “Si no lo reconocemos jamás lo vamos a superar… Es crear conciencia de que estos factores están jugando un papel y que pueden ser un factor discriminatorio adicional en el ejercicio de la justicia y en todas las acciones de justicia criminal en Puerto Rico”, indicó.

Siendo uno de los factores que podría visibilizar el racismo sistémico en el país, Nelson Colón Tarrats, antropólogo y presidente de Fundación Comunitaria, sostuvo que es urgente que en Puerto Rico se reactive el uso de estadísticas ya que esto permitiría demostrar el trato desigual que reciben las personas visiblemente negras en la isla de parte de las instituciones gubernamentales del país. “Desafortunadamente, no tenemos datos investigativos de cómo se sesga el sistema hacia las personas de piel negra”, dijo Colón Tarrats, quien reconoció que no tiene duda de que la mayoría de las personas en las cárceles del país son negras.

El también educador añadió que las estadísticas que identifiquen a las personas afrodescendientes en el país también permite combatir el racismo, posibilita una administración equilibrada de la justicia y sirve para velar por los derechos humanos. Un ejemplo de esto, según Colón Tarrats, es la percepción de los policías sobre personas negras. “Hay muchas percepciones que dominan en el racismo sistémico y la manera de lograr una justicia que sea igual para todos es confrontando el problema y darle voz a las personas que constantemente sufren de agresiones diarias por razón del color de su piel”, señaló.

Te recomendamos este vídeo:

Loading...
Revisa el siguiente artículo