Sobre 16,000 patronos han sometido autocertificación a días de comenzar nueva fase de reapertura

En los dos meses y medio del estado de emergencia, Prosha ha atendido casi un millar de querellas

Por Manuel Guillama Capella

A tono con la reapertura gradual de los sectores económicos, que el pasado martes comenzó su segunda fase con la entrada en vigor de la orden ejecutiva 2020-041, la Administración de Salud y Seguridad Ocupacional de Puerto Rico (Prosha) ha recibido cerca de 16,000 autocertificaciones de patronos que, al cumplir con el envío de la documentación, quedan autorizados automáticamente a operar.

La directora interina del programa de consultoría de Prosha, Judith Cruz Concepción, precisó que, aunque la lista de negocios autorizados que publica esa oficina, adscrita al Departamento del Trabajo y Recursos Humanos (DTRH), presenta 8,003 patronos que han sometido su autocertificación, una cantidad similar adicional ya presentó la documentación requerida y, por ende, también cuenta con permiso para operar.

Cruz Concepción aclaró que los patronos no necesitan aparecer en el listado antes de reanudar sus servicios, sino que pueden funcionar una vez completan la documentación que exigió el DTRH a través de la carta circular 2020-03, y que busca garantizar la seguridad de los empleados.

“Hemos revisado y procesado un poco más de 8,000 (autocertificaciones) y me quedan más o menos como 8,000 más que tengo en el tintero y las estamos trabajando. Como la orden ejecutiva menciona que la responsabilidad del patrono es que una vez someta los documentos ya puede empezar a abrir, no tiene que esperar a ese contacto con nosotros para abrir. Pero sí nosotros seguimos revisando todos y cada uno de esos correos electrónicos y si notamos que le falta algo o no está correcto nos comunicamos con ese patrono y le hacemos las recomendaciones pertinentes”, indicó Cruz Concepción.

Cruz Concepción señaló que, desde se instituyó el estado de emergencia a mediados de marzo, Prosha ha recibido un total de 991 querellas sobre patronos que potencialmente incumplen con las disposiciones de seguridad que se le exige a los negocios que operan en medio de la pandemia del Covid-19.

“De esas 991 querellas, 448 han resultado en algún tipo de intervención o inspección por parte de OSHA. Las más serias están en proceso (de investigación) pero casi todas se han resuelto ya. Muchas veces los patronos quizás estaban en incumplimiento con ‘x’ o ‘y’ disposición y, una vez reciben la llamada o intervención del personal de OSHA, se le orientaba al respecto y el patrono corregía inmediatamente. Esa es realmente la intención”, sostuvo Cruz Concepción.

La funcionaria informó que, además de las querellas recibidas, Prosha, en colaboración con el Departamento de Hacienda, el Departamento de Asuntos del Consumidor y la Policía ha visitado 525 negocios de manera aleatoria para fiscalizar el cumplimiento.

“El reto principal en lo que estamos viendo y revisando es especialmente en aquellos negocios que, por la naturaleza de los servicios que ofrecen, no pueden mantener las distancias prudentes. En negocios de venta al detal, restaurantes podemos observar ciertas medidas de precaución, pero en otros negocios donde se presta servicios al cliente en donde tenemos una cercanía, y esa barrera de distanciamiento físico hay que romperla, es preocupante. Los profesionales de salud y oficinas médicas ya tienen unos protocolos y están un poquito más versados, pero otro tipo de industrias que abrieron o comienzan a abrir en estos días sí se complica un poco la situación y estamos bien atentos a esa situación y ofreciendo muchas recomendaciones a este tipo de patrono”, mencionó.

Cruz Concepción afirmó que muchos comerciantes que laboran por cuenta propia y no cuentan con empleados, o que manejan un negocio familiar, le han expresado dudas en torno a si deben cumplir con el proceso de autocertificación según establecido por la carta circular.

En estos negocios en los que no existe una relación obrero-patronal, dijo Cruz Concepción, la autocertificación no se les exige para operar, aunque aclaró que sí se deben cumplir con las disposiciones de salubridad que buscan evitar la propagación del coronavirus.

“Aunque no tienen que pasar por autocertificación patronal, porque no hay empleado que proteger, sí tienen que establecer algún tipo de medidas de seguridad para protección de la comunidad. Tiene que dejarse llevar por las recomendaciones del Departamento de Salud, el CDC (Centro para Prevención y Control de Enfermedades) y el ‘task force’ médico para que su negocio no se vuelva un foco de infección en la comunidad”, puntualizó Cruz Concepción.

Te recomendamos este vídeo:

Loading...
Revisa el siguiente artículo