A pesar de las normas, muchos se niegan a usar mascarilla en Nueva York

En ese estado se han reportado más de 20 mil muertos por el coronavirus

Por AP

Un debate se libra en Nueva York, donde el COVID-19 ha cobrado más de 20.000 vidas: exactamente dónde y cuándo se debe usar la mascarilla.

Desde el 17 de abril, el estado de Nueva York obliga a todos a cubrirse la cara en cualquier lugar donde no pueda mantener una distancia de al menos dos metros (seis pies) de las personas que no conviven con ellos. Solo están exceptuados los menores de dos años o las personas que puedan demostrar una razón médica.

En Nueva Jersey y Connecticut, y más recientemente en Massachusetts, rige una norma similar. El gobierno británico dijo a la gente que se cubra la nariz y la boca en tiendas, buses y el metro.

Pero aunque la norma es clara, cada neoyorquino la interpreta a su manera.

No es raro ver grupos de paseantes en los parques y trabajadores esenciales, incluso agentes de policía, que dejan colgar sus tapabocas incluso cuando caminan por aceras en medio de otras personas o conversan entre ellas. Los que menos las usan son los que hacen ejercicios al aire libre.

A medida que el tiempo cálido invita a salir de la casa, crecen las probabilidades de enfrentamientos entre creyentes en las mascarillas y escépticos.

El gobernador Andrew Cuomo ha dicho que no hay problema en quitarse la mascarilla mientras uno camina solo, pero debe colocársela si alguien se acerca. Dijo que el martes enfrentó a un hombre sin tapaboca que paseaba a su perro.

“Estábamos en desacuerdo y la situación, la conversación, se volvió un poco tensa. Por eso puse fin a la conversación”, dijo Cuomo.

Elissa Stein, diseñadora gráfica y activista de 55 años que vive en Manhattan, fabricó camisetas impresas con una versión algo grosera de la leyenda “usa tu mascarilla”. Dijo que muchos la miran cuando viste la camiseta, pero que vale la pena, dado lo que está en juego.

“No debería ser algo que se toma a la ligera”, dijo. “Esto no es broma”.

La norma estatal no impone multas por no usar la mascarilla. El alcalde Bill de Blasio dice que prefiere la educación a la sanción, y ha prometido distribuir 7,5 mascarillas.

Los mensajes de otros políticos suelen ser confusos.

El presidente Donald Trump descarta usarla en público, pero el lunes la Casa Blanca ordenó que todos en el Ala Oeste, el sector de la oficina presidencial, la usen desde que miembros del personal se contagiaron del virus.

Te podría interesar:

Loading...
Revisa el siguiente artículo