El PNP a un nuevo intento de echar adelante el Código Civil

El Senado se propone aprobar la medida que se quedó sobre el tintero al final de la pasada sesión y nuevamente en marzo

Por Manuel Guillama Capella

Más de dos meses después de la fecha en que el Senado originalmente esperaba pasar juicio sobre el propuesto Código Civil, el cuerpo legislativo se apresta a aprobar, con enmiendas, el polémico proyecto que deberá regresar a la Cámara de Representantes.

A inicios de marzo, el trámite legislativo del Proyecto de la Cámara 1654 se detuvo cuando la gobernadora Wanda Vázquez solicitó tiempo para analizar la medida y someter enmiendas. Sin embargo, al día de hoy se desconoce si la mandataria recomendó algún cambio a la medida, que ha enfrentado dura oposición de parte de parte de grupos defensores de los derechos reproductivos, así como de miembros de la comunidad LGBTT, que consideran que, de aprobarse, el Código Civil atentaría contra derechos adquiridos por esos sectores.

Asimismo, sectores de la oposición han cuestionado desde el año pasado que el proyecto no se ha llevado a vistas públicas desde que fuera aprobado en la Cámara de Representantes en abril de 2019, pese a las enmiendas que ha sufrido en el camino.

El presidente senatorial, Thomas Rivera Schatz, ha insistido que la falta de vistas públicas no ha sido impedimento para que todos los sectores se expresen sobre la controvertible pieza legislativa, pues se han recibido comentarios a través del portal cibernético del Senado.

“Es falso que se pretenda aprobar de forma apresurada o inadecuada el nuevo Código Civil. Tampoco se intenta aprovechar ninguna circunstancia de la pandemia con tales motivos. El Código Civil se ha discutido a la saciedad. Múltiples vistas públicas, amplia oportunidad para enviar comentarios en la página cibernética del Senado”, escribió Rivera Schatz el sábado en Facebook, antes de reiterar que la medida se atendería hoy.

La versión del proyecto que aparece en la página oficial del cuerpo legislativo incluye las enmiendas que se le habían introducido hasta finales de febrero, por lo que no incluiría cualquier enmienda posterior o sugerencia de la gobernadora que hubiera sido acogida.

El senador y presidente del Partido Popular Democrático (PPD), Aníbal José Torres, anticipó ayer que la delegación de la colectividad le estaría votando en contra al proyecto.

“Yo entiendo que le estaremos votando en contra”, dijo el también portavoz alterno del PPD en el Senado.

“Que el Senado vaya a aprobar el lunes este proyecto sin haber realizado una sola vista pública, de por sí, en términos procesales, me parece peligroso y dañino. A eso se le añade que el proyecto todavía hoy contiene lenguaje de los tiempos de la prehistoria en términos de derechos humanos y las protecciones que el Estado le tiene que dar a todos y todas con la misma dignidad. Yo no podría votar a favor de este proyecto. Debe tener partes que se actualizan en términos del Derecho, pero para mí es esencial las partes que traten las relaciones de familia y derechos de las personas, y por lo que he leído me parece que el lenguaje sigue siendo uno excluyente que no abraza las tendencias progresistas a nivel global”, opinó el senador independentista Juan Dalmau.

El proyecto disponible en el portal del Senado, por ejemplo, no incorpora jurisprudencia federal que permite a personas trans obtener un nuevo certificado de nacimiento mediante un trámite administrativo en el Registro Demográfico. En el artículo 694 de la medida propuesta se estipula que un tribunal solamente puede autorizar una anotación al margen en el certificado de nacimiento original para denotar un cambio de sexo.

El propuesto Código Civil, además, le concede ciertos derechos a los no nacidos, o ‘nasciturus’, elemento que ha levantado preocupación entre defensores de los derechos reproductivos de las mujeres y juristas, que consideran que las disposiciones podrían convertirse en trabas para mujeres embarazadas que deseen abortar.

Legisladores de la mayoría novoprogresista han recalcado que no se lesiona el derecho al aborto debido a que los derechos del ‘nasciturus’ solo serían adquiridos una vez la criatura nazca con vida.

En un informe de marzo de la delegación del PPD se critica también la eliminación de la prestación compensatoria que se le otorga a un excónyuge al materializarse un divorcio, lo que afectaría principalmente a las mujeres, la poca atención que se le presta al tema de la maternidad subrogada y el rechazo a la eutanasia.

En cuanto al matrimonio, la pieza dispone que se trata de la unión entre dos personas naturales, y no hace referencia explícita al casamiento de personas del mismo sexo.

Te recordamos esta entrevista:

 

Loading...
Revisa el siguiente artículo