Restricciones tras el coronavirus dan resultado en Corea del Sur y China

Corea del Sur reportó hoy tres casos nuevos de COVID-19, mientras China registró sólo uno

Por AP

China y Corea del Sur, que tuvieron graves brotes de coronavirus al inicio de la pandemia, reportaron en conjunto cuatro nuevos contagios el martes y estaban reanudando lentamente los actos públicos tras meses de medidas de contención.

Estados Unidos, por su parte, estaba tomando medidas para levantar algunas restricciones aunque sigue confirmando miles de nuevos casos cada día.

El Washington, el Tribunal Supremo escuchó argumentaciones por teléfono y permitió que el mundo siguiera en vivo el proceso por primera vez en la historia. El Senado se reunió por primera vez desde marzo, aunque las perspectivas de acciones rápidas acerca de un nuevo paquete de ayudas eran inciertas.

China cumple tres semanas sin reportar muertes por coronavirus

Las autoridades de ese país reportaron hoy un sólo contagio nuevo

Los tres nuevos casos de Corea del Sur representaron el incremento diario más bajo en casi tres meses. Más de 10.000 personas se han infectado en el país, y más de 250 han fallecido a causa del virus.

A medida que bajen los contagios, Seúl comenzará a reabrir las escuelas por fases, empezando por los estudiantes de último año de secundaria la próxima semana, y su liga de béisbol profesional comenzó la temporada el martes. En las gradas, en lugar de público había fotografías de aficionados y el silencio en el estadio permitía que se escuchasen los ánimos y gritos de la banca.

China, el país donde comenzó la pandemia en diciembre, lleva tres semanas sin reportar muertes a causa del virus. El martes confirmó una única infección y menos de 400 pacientes siguen hospitalizados por COVID-19, la enfermedad causada por el coronavirus, dijeron las autoridades. Las estrictas restricciones de viaje, las cuarentenas y el rastreo de casos por parte de la policía parecen haber frenado el virus coincidiendo con la llegada del buen tiempo a gran parte del país.

Otros lugares de la región Asia-Pacífico también han tenido éxito a la hora de frenar sus respectivos brotes, incluyendo Hong Kong, Taiwán, Vietnam, Tailandia, Australia y Nueva Zelanda, que no registra nuevas infecciones desde hace dos días. Pero en naciones como India, el virus sigue propagándose, y los expertos dicen el país de 1.300 millones de habitantes todavía no ha llegado el pico de contagios.

En Estados Unidos, una planta de procesado de carne de cerdo de Dakota del Sur dio los primeros pasos para reabrir sus puertas luego de que más de 800 empleados se infectasen con el virus. El gobernador de California, Gavin Newsom, quien fue uno de los primeros en imponer una cuarentena en todo el estado, anunció que algunos negocios podrán reanudar su actividad el viernes, aunque con restricciones.

Las iniciativas para volver a la normalidad en Estados Unidos siguen en marcha pese a que el número de contagios diarios está por encima de los 20.000 y el de decesos supera los 1.000, según cifras de la Universidad Johns Hopkins.

Gobiernos de todo el mundo han reportado 3,5 millones de infectados y más de 251.000 fallecidos, de los cuales más de 68.000 estaban en Estados Unidos. Brotes ocultos deliberadamente, las bajas tasas de pruebas y los problemas ocasionados por la enfermedad en los sistemas de salud suponen que el alcance real de la pandemia es, sin lugar a dudas, mucho mayor.

Con una creciente presión para adoptar más medidas de reactivación económica en muchos países, los políticos trataban de aumentar los fondos para la investigación de una vacuna para el COVID-19. Se espera que haya una disponible en unos meses, pero muchos científicos advierten que podría demorarse mucho más tiempo.

Desarrollar una vacuna será clave para regresar a una vida cotidiana con menos restricciones. Una alianza de líderes mundiales prometió destinar 7.400 millones de euros (8.000 millones de dólares) a ese objetivo. Estados Unidos y Rusia estaban fuera de ese esfuerzo.

El dinero recaudado se canalizará a través de organizaciones sanitarias reconocidas en todo el mundo. El presidente de Francia, Emmanuel Macron, dijo estar convencido de que Estados Unidos se unirá a la iniciativa en algún momento.

Carnival Cruise Line, que tuvo brotes en varios de sus barcos, planea reanudar los cruceros en agosto, desde Florida y Texas. Las rutas por el Mar Caribe serán las primeras de la empresas desde que la pandemia provocó la paralización casi total del sector.

En Brasil, su presidente, Jair Bolsonaro, dice que ha dado negativo al coronavirus en dos ocasiones. Muchos, incluido un juez federal, le exigen que comparta los resultados, pero él se niega.

Este enfrentamiento surrealista es el más reciente en una batalla más amplia entre un presidente que a menudo ha probado los límites de su poder, y las instituciones democráticas. Preocupa que cuando Bolsonaro rebata pueda provocar una crisis constitucional.

El presidente ha minimizado la pandemia de coronavirus y ha criticado duramente las medidas impuestas por gobernadores y alcaldes para controlar la propagación del virus. En su lugar, pide que la mayoría de la gente regrese a trabajar. Más de 108.000 personas se han contagiado allí, y más de 7.300 han muerto.

Te recomendamos este vídeo:

Loading...
Revisa el siguiente artículo