Confusión sobre la reanudación del sector de la construcción

En la orden ejecutiva no queda claro si permanecen algunas restricciones sobre esta industria

Por Manuel Guillama Capella

A una semana para que comiencen a aplicar las disposiciones relacionadas con el sector de la construcción en la nueva orden ejecutiva, persiste la confusión sobre el alcance de la flexibilización, toda vez que el lenguaje contenido en el decreto formado el pasado viernes presenta contradicciones.

El ingeniero Emilio Colón Zavala, por un lado, considera que la orden ejecutiva de la gobernadora Wanda Vázquez permite la reanudación de la totalidad de los proyectos de construcción, incluyendo labores de remodelación estéticas en unidades residenciales.

El desarrollador Rafael Rojo, quien al igual que Colón Zavala forma parte del ‘task force’ económico que asesora al gobierno, sin embargo, opinó que ciertas áreas del sector de la construcción permanecen vedadas por no tratarse de trabajos esenciales.

“Que yo haya identificado, lo que sé que no se puede todavía son remodelaciones en casas individuales. (La orden ejecutiva) específicamente habla de trabajos en residencias que tengan que ver con preparar el hogar para huracanes, desastres naturales”, mencionó el empresario.

En el inicio de la sección 15, la orden ejecutiva sostiene que “se autoriza a la parte del sector (de la construcción) que anteriormente no estaba exento, a operar a partir del 11 de mayo de 2020, siempre y cuando se implementen estrictas medidas de seguridad para mitigar el contagio y proteger la salud de nuestros trabajadores contra el Covid-19”.

Sin embargo, más adelante en la misma sección se dispone que “se autoriza la construcción en comercios y establecimientos que no estén exentos de esta Orden, siempre y cuando sea dirigida a instalar las medidas cautelares necesarias para prevenir el contagio de Covid-19 para cuando comiencen sus operaciones. Esto incluye la construcción en las marinas relacionadas a preparativos para la época de huracanes, proyectos de reparación y reconstrucción por motivo de desastre natural o emergencia, construcción privada, residencial o gubernamental”.

A Colón Zavala su interpretación de la oración inicial de dicha sección lo lleva a pensar que, a partir del 11 de mayo, no habrá restricciones para esta industria, más allá de tomar las medidas cautelares.

“Me parece que, como está la orden ejecutiva, es bastante claro que es completo. Va más allá y dice que se permite hacer construcción en comercios o lugares que están cerrados. La realidad es que lo primero que dice es que se autoriza a todo el sector de la construcción que no estaba autorizado previamente. Yo no vi prohibición como tal de algún área en específico”, dijo Colón Zavala, quien lidera el grupo asesor de la gobernadora en materia económica.

“La recomendación del ‘task force’ fue que (la construcción) se abriera en su totalidad, al igual que la manufactura”, sostuvo el expresidente de la Asociación de Constructores de Puerto Rico.

A través de una portavoz, la secretaria de Política Pública de La Fortaleza, Ana Margarita Mateu, indicó que la intención de la gobernadora era permitir proyectos de construcción en comercios que aún no han sido autorizados para operar, pero no precisó si eso se traduce en una apertura total de esta industria o, de lo contrario, cuáles serían las prohibiciones.

“Esta orden permite construcción en negocios que actualmente están cerrados, para fines de que se preparen para cuando abran y para la temporada de huracanes. Anteriormente ya se autorizaba construcción de infraestructura critica”, leen las declaraciones escritas de la funcionaria.

Cómodos con medidas preventivas

Tanto Colón Zavala como Rojo coincidieron en que las medidas de precaución que la orden ejecutiva y los protocolos del Departamento del Trabajo y Recursos Humanos exigen a las industrias que comiencen a funcionar son razonables y no anticipan que representen mayores inconvenientes en el desarrollo de proyectos de infraestructura.

“Hay que orientar al trabajador de las medidas de distanciamiento social, el tema de lavarse las manos, que se les va a tomar la temperatura por la mañana, usar mascarillas todo el tiempo, el tema de compartir vasos de agua. Que sepan qué hacer si hay compañeros de trabajo con síntomas. Todo este tipo de cosas requiere entrenamiento y orientación, tal como todas las medidas de seguridad ocupacional en la industria de la construcción. Este tema no es foráneo para la industria”, comentó Colón Zavala.

Rojo, en tanto, mencionó que entre las medidas adicionales que se implementarán para prevenir la propagación del Covid-19 está la limpieza continua de los baños portátiles, en lugar de únicamente al finalizar la jornada laboral.

El presidente de VRM Companies subrayó que la construcción es un sector de bajo riesgo, al plantear que en un proyecto de su empresa en el estado de Florida, en el que laboran sobre 200 empleados, no se ha registrado ningún contagio de Covid-19 pese a que no se ha detenido por la crisis salubrista.

Te podría interesar:

Loading...
Revisa el siguiente artículo