“Estoy diciendo la verdad y no tengo nada que temer”

La ex secretaria interina de Salud Concepción Quiñones de Longo testificó por varias horas en la Cámara de Representantes

Por Manuel Guillama Capella

Concepción Quiñones de Longo, ex secretaria interina de Salud, generó nuevas dudas al salir de una vista ejecutiva en la Cámara de Representantes, cuando señaló que la llamada que recibió de Marisol Blasco, ayudante de la gobernadora Wanda Vázquez, fue para exigirle que firmara una orden de compra de 5,000 pruebas de coronavirus.

Anteriormente se daba por entendido que las presión de Blasco había correspondido a un documento para adquirir sobre 700 ventiladores artificiales que llegarían al país pasado un año. El presidente de la Comisión cameral de Salud, Juan Oscar Morales, había señalado que esa era la información que le había provisto la propia Quiñones de Longo.

“No era el de los ventiladores. El asunto de los ventiladores fue el mismo día también”, dijo Quiñones de Longo a la prensa, sin entrar en mayores detalles.

Durante la vista a puerta cerrada, la exfuncionaria describió que, en su desempeño como secretaria interina, era tratada como un “sello de goma” desde La Fortaleza.

Sus expresiones en la vista fueron “en el sentido de cómo me pidieron que firmara unos documentos que yo no había analizado. Ese documento que yo no analicé y fue erróneo no lo firmé”, dijo a los periodistas en aparente referencia a la orden de compra de los ventiladores.

“El que firmé, lo firmé porque después de analizar y conseguir asesoría en el departamento encontré que procedía”, agregó sobre las 5,000 pruebas.

Los representantes Rafael “Tatito” Hernández y Denis Márquez, del Partido Popular Democrático y Partido Independentista Puertorriqueño, respectivamente, cuestionaron la inacción de Quiñones de Longo ante las irregularidades que asegura observó, primero como subsecretaria y luego como secretaria interina de la agencia, en más de tres años.

“No lo entiendo así”, respondió a la pregunta de si sentía que se había autoincriminado. “Vine sin abogado porque estoy diciendo la verdad y no tengo nada que temer”.

Quiñones de Longo, igualmente, rechazó que hubiera sido negligente en sus funciones oficiales.

“Hay algunas cosas que cuando las identificas son confidenciales y las discutes con las personas a nivel confidencial. Tienes una lealtad y responsabilidad hacia quienes son tus jefes y cumples con eso”, dijo Quiñones de Longo, quien no quiso precisar si el exsecretario Rafael Rodríguez Mercado actuó a partir de las preocupaciones que ella le presentaba.

Públicamente, Quiñones de Longo había denunciado el proceder de Mabel Cabeza, ex jefa de personal y mano de derecha de Rodríguez Mercado, particularmente en el otorgamiento de contratos.

La ex secretaria interina confirmó que fue el secretario de la Gobernación, Antonio Pabón, quien le insistió que Cabeza era imprescindible en Salud, cuando Quiñones de Longo tenía intención de despedirla al asumir la jefatura de la agencia.

Loading...
Revisa el siguiente artículo