Este es el protocolo para el manejo de coronavirus en el sistema correccional

En el Centro Médico Correccional cuentan con ocho cuartos de aislamiento con presión negativa.

Por Metro Puerto Rico

Ante el aumento de casos de coronavirus en la isla, la preocupación en torno a posibles contagios en la población correccional también ha crecido.

En el país hay cerca de 8,960 confinados y confinadas y unos 102 en las instituciones juveniles. De acuerdo con el secretario del Departamento de Corrección y Rehabilitación (DCR), Eduardo Rivera Juanatey, en caso de que un confinado sea sospechoso de haberse contagiado con el Covid-19 será referido al programa de Salud Correccional para que determine si se puede catalogar como un posible caso del coronavirus.

"Si en efecto nos confirman que es sospechoso de Covid-19, se activa la Unidad de Rápida Intervención. Ese confinado se saca del módulo de vivienda, se lleva a una de las habitaciones de presión negativa que tenemos en el Centro Médico Correccional (CMC) se pone a todo el módulo en cuarentena y se hace una desinfección completa del módulo", señaló el funcionario.

En el CMC en Bayamón hay unas ocho habitaciones con presión negativa y unas 189 camas para atender pacientes. Mientras que en el Complejo Correccional 448 en Bayamón cuentan con 44 camas.

De acuerdo con Rivera Juanatey, al momento las pruebas para detectar el Covid-19 son administradas por el área de salud pública del Departamento de Salud. "El secretario de Salud [Lorenzo González] conoce bien el sistema correccional. Van a ver si nos proveen una serie de pruebas para tenerlas a la mano, pero tiene que ser las que el estado determina que son las adecuadas", mencionó el funcionario luego de que trascendiera la posibilidad de que unas 200,000 pruebas no cuentan con el aval de la Administración de Alimentos y Medicamentos de los Estados Unidos (FDA, por sus siglas en inglés).

Por su parte, Raúl Villalobos, presidente de Physician Correctional —entidad que administra el CMC— señaló que considera "suficiente" los ocho cuartos de presión negativa para atender casos positivos de coronavirus entre la población correccional.

"Ahora mismo, sí [son suficientes los ochos cuartos de aislamiento]…Estamos siendo bien exigentes de cernir a los empleados y a los nuevos confinados para evitar que ese virus entre al sistema", comentó el administrador médico.

Villalobos además puntualizó que en caso de que carezcan de espacio en los servicios médicos correccionales, la agencia coordinará con el Departamento de Salud para trasladar a un reo al Centro Médico ya que el Hospital Universitario Ramón Ruiz Arnau (HURRA) en Bayamón aún no está listo.

En cuanto a los empleados, según dispone el protocolo según revisado por Metro, los empleados deberán cumplir con un cernimiento inicial cada vez que ingresan a una institución carcelaria y deberán utilizar una mascarilla. En caso de que desarrollen síntomas, personal de Physician Correctional examinará al empleado y de determinar que es un caso sospechoso relevará a dicho empleado y a todos aquellos que estuvieron en contacto con él y se les ordenará acudir a un médico para recibir una evaluación. Asimismo, deberán permanecer en un aislamiento preventivo por 14 días o el tiempo que determine un profesional de la salud.

Rivera Juanatey, asimismo, indicó que de resultar positivo, la Unidad de Rápida Intervención tomará control del módulo de vivienda y dirigirá los trabajos de desinfección que realizará una compañía privada.

Mientras que, según el funcionario, la Secretaría Auxiliar de Seguridad, identificará a un nuevo equipo de oficiales correccionales de la misma región para sustituir a este personal.

Loading...
Revisa el siguiente artículo