Limitado el seguimiento por escasez de pruebas

Van tres casos positivos por COVID-19 de personas que trabajan en lugares muy concurridos

Por Lyanne Meléndez García

Si bien a las personas que estuvieron en contacto con pacientes contagiados con COVID-19 se les exige las mismas medidas de aislamiento como si fueran casos positivos, por el momento no se les administrarán pruebas ante la escasez que se enfrenta, no solo en la isla, sino a nivel mundial.

El doctor William Méndez, miembro del task force de salud nombrado la semana pasada por el Gobierno, explicó en entrevista con Metro, que “hay que darle seguimiento a esos contactos con los que estuvo el paciente positivo de coronavirus. No es lo mismo el contacto que tuvo con su esposa, al que tuvo con un compañero de trabajo”.

Esta semana, se reportaron tres casos de personas que trabajan en lugares concurridos de gente, uno de ellos en el restaurante Metropol en Hato Rey, por lo que la cadena anunció el cierre de sus localidades, y ayer dieron positivo un empleado de la sucursal del Banco Popular en San Patricio Plaza y otra persona que labora en la farmacia CVS de Hato Rey.

“Ante la escasez de pruebas que tenemos ahora mismo disponible, que esperemos que eso sea subsanado esta semana, a esas personas se les recomienda aislamiento, se tratan como si estuviesen positivos a la prueba, inclusive a los compañeros de trabajo”, planteó Méndez.

Reconoció, sin embargo, que “esas personas tienen que también ser consideradas como candidatos para hacerse la prueba”. El proceso de seguimiento epidemiológico de casos positivos se le conoce como contact tracing. “Cuando se reporta un caso positivo, hay que hacer un inventario de todos los contactos que ha tenido esta persona y describir el nivel de contacto, porque no todas las interacciones entre seres humanos tienen la misma categoría”, explicó el médico.

Ayer trascendió que el task force solicitó a la Escuela Graduada de Salud Pública del Recinto de Ciencias Médicas que reclute a estudiantes voluntarios para hacer el seguimiento de los casos positivos vía telefónica para lo que se ofrecerá un adiestramiento sobre el protocolo a seguir, según establece una comunicación que envió la decana de la Escuela, Dharma Vázquez, a la comunidad universitaria.

Puerto Rico tiene disponibles pruebas moleculares, pero para conocer su resultado se tiene que esperar hasta cinco días. Se ordenaron 200,000 pruebas rápidas que se estima  que llegarán el viernes. Méndez anticipó que harán otras órdenes de compra.

El doctor destacó que se espera que las pruebas rápidas se administren a todo pasajero que llegue al aeropuerto Luis Muñoz Marín.

Mientras, la escasez de pruebas también sigue impidiendo que el task force tenga proyecciones específicas de cara al futuro. La única proyección actual que tienen la autoridades es que por cada caso confirmado se estima que existen otros diez casos sin conocerse. Es decir, que por los 39 casos que había hasta el cierre de esta edición, en realidad podrían ser, al menos, 300 a 400 casos positivos, explicó el médico.

Aunque Metro intentó comunicarse con la secretaria interina de Salud, Concepción Quiñones, por quinto día no recibió respuestas de la funcionaria.

Loading...
Revisa el siguiente artículo