Ambiente para extender más el toque de queda

La prolongación del cierre, con ciertas modificaciones, parece ser el camino a seguir en momentos en que aumentan casos de coronavirus

Por Manuel Guillama Capella

Pese a que el Gobierno aún no ha anunciado una determinación, extender el toque de queda más allá del 30 de marzo, parece ser una inevitable, toda vez que dentro del task force médico designado por La Fortaleza existe un consenso de que es el paso a tomar para intentar contener el brote de COVID-19 en la isla.

“El task force está evaluando toda la información que tenemos hasta ahora. En las discusiones que hemos tenido, todo se inclina a que el toque de queda va a haber que extenderlo. No sé hasta qué día, pero, ciertamente, (después de) el 30 de marzo”, dijo el doctor William Méndez, integrante del grupo de trabajo, en una entrevista con este medio.

Las expresiones del catedrático del Recinto de Ciencias Médicas de la Universidad de Puerto Rico se unen a las del coordinador del task force, Segundo Rodríguez Quilichini, quien ha admitido que la prolongación del cierre es una posibilidad, y de otros expertos independientes que han instado a la gobernadora Wanda Vázquez a mantener las restricciones de movimiento.

En un día en que Vázquez no hizo expresiones públicas, el secretario de Asuntos Públicos, Osvaldo Soto, se limitó a responder, en declaraciones escritas, que “la gobernadora, junto al task force de salud que atiende la emergencia del coronavirus, se mantienen evaluando la situación día a día. En el momento en que se tome una decisión sobre el asunto, será la propia gobernadora quien hará el anuncio”.

Según Soto, las recomendaciones del grupo de trabajo multisectorial “son fundamentales” en la decisión.

Cuarentena flexibilizada

Reconociendo que la posibilidad de la extensión al lockdown está latente, el secretario de Desarrollo Económico y Comercio, Manuel Laboy, indicó por separado que se han propuesto iniciativas “específicas” para flexibilizar las restricciones comerciales del estado de emergencia.

“Se han presentado preocupaciones sobre mantenimiento y reparación en general. Si esto se llegase a extender, todo lo que tiene que ver con mantenimiento y reparación habría que ver cómo se va a atender, y me parece que es un punto válido”, mencionó el secretario.

Las reparaciones de antenas de telecomunicaciones, las tiendas que reparan dispositivos tecnológicos y las fábricas que adapten sus operaciones para manufacturar equipo médico relacionado con la contención del coronavirus —como mascarillas y batas— son algunas de las actividades que Laboy considera deberían permitirse bajo un toque de queda modificado.

Loading...
Revisa el siguiente artículo