El gobierno navega la crisis del coronavirus a ciegas

No cuentan con una proyección de contagios en la isla ni un estimado de cuántas pruebas se realizarán bajo los nuevos criterios

Por Manuel Guillama Capella

Si bien el Departamento de Salud autorizó hoy que los médicos tuvieran discreción para ordenar la prueba de coronavirus a sus pacientes, no se tiene una proyección de cómo ese ajuste repercutirá en la cantidad de análisis que deberá manejar el Laboratorio de Salud Pública a diario.

A preguntas de la prensa, la epidemióloga del Estado, Carmen Deseda, afirmó además que, de momento el gobierno no maneja proyección alguna sobre la cantidad de contagios que se pudieran registrar en Puerto Rico.

La doctora Deseda argumentó que para realizar ese tipo de estimado es necesario que primero se documenten casos positivos de coronavirus por medio de la llamada transmisión comunitaria, como se le conoce a los contagios de personas que no han tenido historial de viaje ni contacto con personas que sí han salido recientemente del país.

“No podemos precisar cómo va a ser la proyección hasta que no aparezcan los primeros casos autóctonos. Una vez se comiencen a manifestar esos casos, podemos tener un mejor plan y los datos que podamos analizar para ver cómo está progresando la condición que tenemos”, planteó Deseda durante la conferencia de prensa virtual del ‘task force’ que atiende la epidemia.

Como parte de las nuevas guías anunciadas en la mañana de hoy, Deseda recalcó que la prioridad serán los pacientes con síntomas y las personas mayores de 65 años. Los ancianos son considerados las personas en mayor riesgo de complicaciones en caso de contraer el coronavirus, partiendo de la experiencia a nivel global con esta pandemia.

Por su parte, el secretario de Asuntos Públicos, Osvaldo Soto, informó que el gobierno realizó una orden de compra de 5,000 pruebas a Quest Diagnostics, de las cuales ya 200 se distribuyeron a la Guardia Nacional, que desde ayer tiene la encomienda de examinar a todos los pasajeros que llegan al aeropuerto Luis Muñoz Marín.

Sin embargo, Deseda no pudo ofrecer un estimado de cuántas pruebas se realizarían a partir de los criterios más flexibles.

El lunes se indicó que unos 245 médicos se habían comunicado con el Departamento de Salud para consultar di debía practicársele la prueba a un paciente, y ayer se informó que 627 personas habían llamado para orientarse sobre el Covid-19 y los pasos a seguir en caso de identificarse síntomas.

Hasta el momento, la muestra para detectar coronavirus se le ha tomado a 57 personas. Estas se analizan en el Laboratorio de Salud Pública desde el viernes pasado, luego de que la gobernadora Wanda Vázquez se quejara de la lentitud del Centro para el Control y Prevención de Enfermedades (CDC).

Deseda insistió que el laboratorio del Departamento de Salud puede procesar hasta 100 pruebas diarias de ser necesario.

En el comunicado en el que se anunció que los médicos podrían ejercer su mejor criterio a la hora de ordenar la prueba, en lugar de utilizar los requisitos más estrictos del CDC, el gobierno argumentó que era posible ya que las muestras no se están enviando a la sede del organismo federal, en Atlanta.

Hasta ayer, los funcionarios del gobierno alegaban que se estaban siguiendo las regulaciones del CDC al pie de la letra.

“Esto es un proceso continuo. Cuando recibimos la autorización de realizar la prueba comenzamos de manera inmediata. Aquí vemos el resultado. El viernes había 19 casos pendientes que ya esta mañana habíamos notificado que todos habían salido negativo”, respondió Soto al preguntársele por qué el gobierno esperó hasta hoy para liberalizar la realización de las pruebas, a pesar de haberlas estado analizando en el Laboratorio de Salud Pública desde hace cinco días.

Loading...
Revisa el siguiente artículo