¿Cuál es el futuro de la igualdad de género?

"Yo soy parte de la Generación Igualdad: por los derechos de las mujeres" es un tema para el 8 de marzo de este año establecido por las Naciones Unidas. Metro investiga qué tan cerca estamos de alcanzar la igualdad y qué cambios está experimentando nuestra sociedad

Por Asya Gelman

Un triunfo duradero de las mujeres en la batalla por la igualdad se ha visto en todo el mundo. No solo más mujeres ahora están obteniendo altos puestos en las empresas, sino que también logrando avances en la ciencia e incluso estableciendo récords. El tema de la igualdad de género también se ha vuelto sustancial para los hombres. Por ejemplo, en países como los EE. UU. y Francia, más del 80 por ciento cree que es muy importante que las mujeres tengan los mismos derechos. En Europa del Este, por otro lado, las estadísticas son peores. Solo el 47 por ciento de los hombres rusos estuvieron de acuerdo con la declaración. Pero, ¿qué es la igualdad de género?

“Hablamos de los derechos de las mujeres como un reflejo de la realidad social, política y cultural que las mujeres y las niñas, como colectividad, han experimentado históricamente y actualmente con una desventaja en una proporción mucho mayor que los hombres. La igualdad de género debe entenderse como la eliminación de barreras abiertas y sutiles que perjudicarían a las mujeres simplemente porque son mujeres ", dijo a Metro Joanne St. Lewis, profesora de derecho de la Universidad de Ottawa, Canadá.

Las niñas y los niños de hoy en día están creciendo en una sociedad en constante cambio, también en términos de visiones por los derechos. Incluso obtuvieron un nuevo nombre, "La generación de la igualdad".

“La Generación Igualdad  (Generation Equality) son los jóvenes que se basan en el legado de justicia social / defensa feminista que les precedió. Están comprometidos a apoyar una serie de objetivos de justicia social que incluyen el fin del acoso sexual y la violencia sexualizada, una atención médica significativa para todos y una participación igualitaria en la vida pública y social para todos en su diversidad”, agregó St. Lewis.

Y muchos padres se esfuerzan por asegurarse de que sus hijos entiendan los conceptos de dignidad y respeto. Así, las generaciones jóvenes tienen una conciencia mucho mayor y rechazan las distinciones arbitrarias basadas únicamente en el género. Pero aún así, todo el discurso de la igualdad hoy en día se centra en la lucha por los derechos de las mujeres. Y resulta que el tema a menudo solo tiene un enfoque simplificado.

“En muchas partes del mundo en las que se suprimen los derechos de las mujeres, también están siendo suprimidos los de los hombres de bajo estatus. Estos últimos reciben muy poca atención social o política", declaró David C. Geary, profesor del departamento de ciencias psicológicas en la Universidad de Missouri, Estados Unidos.

Según la investigación que Geary realizó junto con Gijsbert Stoet de la Universidad de Essex, del Reino Unido, los países con los niveles más altos de desarrollo humano están más cerca de la paridad de género.

Cuando se trata de trabajos, los científicos descubrieron que en ciencia, tecnología, ingeniería y matemáticas (STEM; por sus siglas en inglés) las niñas se desempeñaban de manera similar o mejor que los niños en dos de cada tres países. Pero aún en estos campos hay una brecha de género considerable, incluso en los países más cercanos al concepto de igualdad, como Finlandia, Noruega y Suecia. Sin embargo, los países con niveles más bajos de igualdad de género tenían relativamente más mujeres entre los graduados de STEM. Esto es una paradoja, porque los países con igualdad de género son aquellos que brindan a las niñas y mujeres más oportunidades educativas y de empoderamiento y que generalmente promueven su participación en los campos de STEM.

“La igualdad de oportunidades ha tenido el efecto paradójico de que las mujeres y los hombres puedan perseguir mejor sus intereses, lo que ha resultado en la segregación de hombres y mujeres en diferentes nichos sociales y ocupacionales. Por lo que las mujeres que ingresan a la fuerza laboral en mayor número no han impedido hacerlo a los hombres porque los hombres y las mujeres, en promedio, están llenando diferentes nichos económicos ", explicó Geary.

Según el experto, al tomar sus propias decisiones, las mujeres prefieren trabajar con las personas, mientras que los hombres prefieren cosas y gadgets. Como resultado, las mujeres orientadas a la ciencia tienen más probabilidades de trabajar en medicina que en ingeniería.

"Y esto no cambiará sin intervenciones opresivas del gobierno para obligar a las personas a tomar diferentes decisiones", afirma.

La igualdad de género también es uno de los 17 Objetivos Globales que conforman la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible. Pero, ¿es realmente posible lograrlo en 10 años? Según el informe de la brecha de género global del Foro Económico Mundial, es poco probable, ya que necesitaremos al menos 99,5 años para cerrar la brecha en la representación política, mientras que otros 257 años en paridad económica.

"Así como el término ‘democracia’ es aspiracional, tenemos que enfrentar que la igualdad de género es un marcador para comenzar y mantener una conversación para mejorar la justicia social", concluyó St. Lewis.

"Creo que las personas deberían tener oportunidades para perseguir sus intereses, siempre que sean productivos y no perjudiquen a los demás. La aplicación de los mismos resultados no funcionará a largo plazo"
David C. Geary, profesor del departamento de ciencias psicológicas en la Universidad de Missouri, la EE.UU.

 

ENTREVISTA

Agnes Uhereczky, directora ejecutiva en WorkLife HUB

P: Cuando hablamos de igualdad de género, normalmente hablamos de falta de derechos para las mujeres. ¿Eso significa que los hombres automáticamente tienen sus derechos por nacimiento?
– Cuando hablamos de igualdad de género, nos referimos a la lucha por la igualdad de oportunidades. Varios factores, culturales, económicos, laborales e incluso biológicos, significan que las mujeres no están en condiciones de ejercer los mismos derechos que los hombres o beneficiarse de las mismas oportunidades que los hombres. En el caso de la maternidad, la investigación muestra que existe una clara "pena de maternidad" para las mujeres, debido a la forma en que se establece el sistema. La falta de cuidado infantil asequible y de calidad en muchos lugares significa que las mujeres no pueden volver a trabajar en las mejores condiciones posibles para seguir su carrera o sus vidas laborales. Esto se debe en parte a que todavía se espera que las mujeres en muchos países realicen la mayor parte del cuidado y el trabajo doméstico (por ejemplo, las normas sociales), y la falta de opciones de trabajo flexibles (el mundo laboral), o porque los hombres son los principales sostenedores de la familia con salarios más altos, y la familia no puede darse el lujo de renunciar a eso, incluso si a los padres les gustaría compartir las tareas de cuidado de manera más equitativa. Hay muchas creencias negativas, tanto en hombres como en mujeres, desde la infancia, que perpetúan las normas y estructuras, en las que existen estas diferencias para la igualdad de oportunidades.

P: ¿Qué deben saber los niños modernos sobre la igualdad de género?
– Queremos que los niños sepan que no importa si son niños o niñas, el mundo y sus oportunidades están igualmente abiertos para ellos. No debería haber una lotería de género, que si naces niño o niña, algunas puertas permanecerán cerradas para ti durante tu vida. No se debe decir ni hacer sentir a ninguna niña que no puede ser maestra de matemáticas, científica o primera ministra, por la única razón de que es una niña. Es por eso que necesitamos hacer ciertos cambios ahora, para que los niños de hoy puedan tener modelos a seguir.

P: ¿Todavía habrá trabajos que se consideren más adecuados para hombres que para mujeres?
– La tecnología y la digitalización están impulsando muchos de los cambios en este dominio, para mejor. Muchos de los trabajos que se consideraban reservados solo para hombres, debido a la naturaleza física de los trabajos, ahora son cada vez más accesibles para las mujeres. La industria automotriz, la ingeniería, incluso la minería y el ejército. Hay trabajos en esas industrias que muy bien pueden ser realizados por una mujer.

P: ¿Podría dar algún ejemplo?
– Uno de mis ejemplos favoritos es sobre una mina en Australia. Boddington Hotseaters es un grupo de mujeres que trabajan a medio tiempo en una mina en Australia, cuando los hombres, sus esposos y sus parejas se toman un descanso. Esto asegura la continuidad del negocio y aumenta la producción y les da un trabajo, porque en esa área remota, de lo contrario no habría ningún trabajo. Además, el personal de mantenimiento de la paz de la ONU está trabajando para reclutar más mujeres, porque en una misión de mantenimiento de la paz es increíblemente importante incorporar la perspectiva femenina y también estar allí para las mujeres en el país en el que están estacionadas, que podrían ser víctimas de acosos sexuales, y para que tengan a alguien a quien recurrir, para buscar ayuda. Probablemente no todos los trabajos son adecuados para ambos sexos, pero el uso de la tecnología y la lucha contra los estereotipos existentes en torno al trabajo y el género realmente pueden marcar la diferencia al tener más oportunidades iguales para la educación y el trabajo para ambos sexos.

Los hombres también luchan por la igualdad

Según los expertos, los hombres experimentan:
Castigos más severos por los mismos crímenes.
Sobrerrepresentación en la población carcelaria.
Servicio militar obligatorio.
Mayor edad de jubilación.
Más agresiones físicas.
Representación excesiva en ocupaciones que son riesgosas y físicamente exigentes.

Loading...
Revisa el siguiente artículo