Cárcel por esquema de fantasmas en Capitolio

Isoel Sánchez y a Crystal Robles fueron sentenciados a 10 meses y cuatro meses de prisión, respectivamente

Por Sadot Santana Miranda

Isoel Sánchez fue sentenciado ayer a 10 meses de cárcel, mientras que Crystal Robles fue sentenciada a cuatro meses en prisión, por participar en un esquema de fraude en la Legislatura —también conocido como el caso de “empleados fantasmas”—.

La sentencia emitida por el juez federal Francisco Besosa obliga, además, a la pareja de esposos a cumplir tres años de libertad supervisada respectivamente. Sánchez extinguirá su sentencia en cárcel primero y, luego, Robles. También deberán restituir $13,650.

Ambos se declararon culpables únicamente por el delito de conspiración para cometer fraude electrónico. El tribunal retiró los restantes 17 cargos que pesaban contra ellos, que incluían conspiración para cometer fraude electrónico y robo de identidad, conspirar para cometer lavado de dinero, fraude electrónico y mal uso de fondos de una entidad que recibe fondos federales.

Robles, al dirigirse al juez, no pudo contener las lágrimas. “Solo voy a recalcar mi arrepentimiento”. Sánchez decidió mantener silencio.

Durante la vista, el juez se mostró escandalizado y tildó como “seria” una moción del abogado de Sánchez, Jason González, alegando que el público en general apunta al presidente del Senado Thomas Rivera Schatz como un coconspirador que no ha sido acusado y que la Fiscalía federal no lo acusó por tratarse de un alto funcionario público.

González quiso que su moción se discutiera en privado con el juez bajo el argumento de que podría tener repercusiones en la seguridad de Sánchez. El juez leyó fragmentos y discutió su contenido en términos generales. El fiscal Timothy Henwood declinó comentar la moción porque las autoridades federales no emiten declaraciones sobre ninguna investigación.

Por otro lado, trascendió que Sánchez violentó los términos de su probatoria luego de que abordó a un testigo. González rechazó que Sánchez tuviera conocimiento de la identidad de quienes declararon ante el Gran Jurado. Sin embargo, Henwood tildó de “ridículo” el argumento, ya que los nombres de los testigos están incluidos en la prueba que se comparte con la defensa.

Ángel Figueroa, ex director ejecutivo de la Oficina de Asuntos Gubernamentales del Senado se declaró culpable del mismo esquema, pero su sentencia se dictará el 25 de marzo.

Loading...
Revisa el siguiente artículo