Donald Trump es absuelto por el Senado en el juicio político

El juicio político a Trump, en el que los demócratas habían puesto sus esperanzas, fracasó desde la semana pasada por no poder llamar a más testigos

Por Miguel Velázquez

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, fue absuelto en el cierre del juicio político al que ha sido sometido durante dos semanas en el Senado. Se le acusó de abuso de poder y obstrucción al Congreso por sus presiones a Ucrania para que investigase por corrupción al ex vicepresidente Joe Biden, rival político.

Trump fue declarado "no culpable" 52 votos contra a 48, que obtuvo "culpable" en la votación del Artículo 1; abuso de poder.

La conclusión del "impeachment", como se conoce en inglés al proceso de destitución de un presidente, se espera que se escenifique en la Cámara Alta del Congreso con una votación que se prevé cómoda para el mandatario, ya que los republicanos, su partido, cuentan con una mayoría de 53 escaños frente a 47 de los demócratas, a lo que hay que sumar que se requieren dos tercios de los votos para destituir a un presidente.

Trump sacó pecho en su discurso anual sobre el Estado de la Unión el martes en la noche, con marcados tintes electoralistas y con la vista puesta en los comicios del 3 de noviembre próximo.

Durante la tarde del miércoles Trump se mantuvo inactivo en Twitter, su vía favorita para lanzar mensajes, y en su agenda solamente tuvo una reunión con Juan Guaidó, diputado de la Asamblea Nacional de Venezuela, reconocido como presidente interino de Venezuela por Estados Unidos y cerca de 50 países.

¿Por qué se intentó destituir a Trump?

Trump está acusado de abuso de poder por solicitar a una nación extranjera interferir en las elecciones para su propio interés político, así como de obstrucción al Congreso, por su negativa a permitir el testimonio de funcionarios y exfuncionarios de su gabinete en el proceso.

El juicio político a Trump, en el que los demócratas habían puesto sus esperanzas de al menos dejar en evidencia el estilo político poco ortodoxo de gobernar del presidente, rayando en muchas ocasiones la ilegalidad, quedó ya abocado a un cierre desde que la semana pasada no lograron convencer al suficiente número de republicanos para convocar la comparecencia de testigos y recabar nuevas pruebas.

Los demócratas, con la presidenta de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, a la cabeza, han calificado el cierre del proceso sin la comparecencia de testigos como un fraude, por considerar que impedir nuevos testimonios deslegitimaba todo el proceso.

Loading...
Revisa el siguiente artículo