Aún por aprender las lecciones de esta emergencia

Expertos evalúan la respuesta y la preparación del país ante un sismo

Por Sadot Santana

Hoy se cumple un mes de que iniciara una recurrente actividad sísmica nunca antes vista en 100 años, y aún está por verse si las autoridades ponen en práctica las lecciones que, evidentemente, hay que aprender para atender estos impredecibles fenómenos naturales.

Para el director de la Red Sísmica, Víctor Huérfano, resulta “prematuro” concluir si la ciudadanía y el Gobierno han podido alcanzar una “conciencia sísmica” o una educación plena sobre la susceptibilidad de la isla a temblores y sobre la necesidad de respetar los códigos de construcción, estar preparados en todo momento e implementar la política pública que se necesita. Sin embargo, el experto espera que el país utilice esta experiencia como pie forzado para profundizar en la educación sísmica.

“La resiliencia tiene muchas áreas de trabajo. Por un lado, la investigación, la educación, la preparación, los cuerpos de emergencia y los códigos de construcción. Realmente, es un problema a largo plazo y lo que espero es que hayamos aprendido y que todo los planes que vayamos a hacer de ahora en adelante tengan en cuenta esta problemática”, señaló en entrevista telefónica con Metro.

La actividad sísmica en la región sudoeste del país comenzó el pasado 28 de diciembre de 2019 con un temblor de magnitud 5.1. Sin embargo, las sacudidas continuaron llegando a su punto más álgido el 6 y el 7 de enero con terremotos de magnitud 5.8 y 6.4, respectivamente. Según la Red Sísmica, en ese periodo y hasta ayer, se habían registrado 2,751 sismos en toda la isla, de los cuales 2,581 fueron en la región del sudoeste. Al 17 de enero, el Gobierno central informó que un estimado preliminar de daños rondaba los $200 millones. Además, no se había informado de un plan para reubicar a miles de familias afectadas en viviendas permanentes.

El reto de la respuesta

La cuesta sobre el aprendizaje luce más empinada para el Estado en torno al manejo o respuesta a una emergencia tras un terremoto. Al menos así coincidieron los exdirectores del Negociado para el Manejo de Emergencias, Nazario Lugo y Heriberto Saurí, quienes hicieron hincapié en que el Gobierno no puede responder a una emergencia sísmica de forma similar a un huracán o inundaciones.

“Lamentablemente, no hemos aprendido nada, porque apenas se está organizando el sistema de emergencias del país luego de todo esto que ha acontecido”, declaró Lugo en entrevista con Metro.

El exfuncionario planteó, además, que la respuesta del Gobierno se vio empañada por continuas decisiones improvisadas que provocaron una respuesta tardía ante los eventos sísmicos.

“La respuesta tardía y la improvisación fue lo que imperó en estos primeros días en que ocurre esta emergencia. No es hasta el día 7 de enero que el Gobierno activa su plan de emergencia”, lamentó el exdirector bajo la gobernación de Aníbal Acevedo Vilá.  “La improvisación es el peor enemigo del manejo de emergencia”.

A juicio de Saurí, exdirector de la entonces Agencia Estatal para el Manejo de Emergencias, una de las mayores lecciones aprendidas es que se deben descartar los refugios para emergencias por huracanes e inundaciones.

“En caso de un terremoto, ese tipo de refugio está descartado. Tenemos que ir a espacios abiertos y una de las lecciones que debemos aprender es cómo manejar a refugiados en términos de ir al aire libre” opinó el exfuncionario.

Con él coincidió Lugo, quien aseguró que este tipo de refugios altera los planes de emergencia debido a que es habitual utilizar escuelas para atender personas desplazadas por huracanes e inundaciones. “Es una de las grandes lecciones que nos está dejando esta emergencia: que no estamos únicamente expuestos a lo que conocemos”, argumentó.

Saurí, por su parte, agregó que uno de los mayores retos con este tipo de refugio es el movimiento logístico y manejo de suplidos y suministros en espacios abiertos. Ambos subrayaron que el manejo de los almacenes fue uno de los mayores traspiés de la respuesta gubernamental.

Otro aspecto importante es reforzar la preparación individual de la ciudadanía en momentos de una emergencia como un terremoto, ya que es un fenómeno natural que es impredecible, destacó Saurí. A su vez, destacó que el Gobierno debe robustecer la planificación y organización de los organismos de emergencia a nivel municipal.

Necesidad y politiquería

En medio de la emergencia, la gobernadora destituyó a Carlos Acevedo, entonces comisionado del Negociado para el Manejo de Emergencias, debido a los suministros sin repartir, alguno de ellos expirados encontrados por un ciudadano en un almacén en Ponce. La pesquisa que ordenó la mandataria sobre el asunto quedó confidencial contrario a lo prometido y sus resultados pasaron al Departamento de Justicia. Un día después, la mandataria despidió al secretario de Vivienda, Fernando Gil, y a la secretaria de  Familia, Glorimar Andújar, en lo que algunos han denunciado como represalias por la lucha primarista que vive el Partido Nuevo Progresista, aunque Vázquez lo ha negado.

El sábado, Vázquez le dijo a un medio estadounidense que las personas desplazadas están “contentas” en los refugio, y ayer la alcaldesa de Ponce, María “Mayita” Meléndez la secundó diciendo que a los refugiados “les encanta vivir en carpas. Horas después, Meléndez justificó sus expresiones. “Si interpretaron algo incorrecto, mira, yo pido disculpas. Pero yo lo que quise decir es que si comparas el base camp con el otro y con la escuela, y ellos no quieren estar bajo áreas que son de cemento”, dijo durante una rueda de prensa ayer.

Seguirá la actividad sísmica

Huérfano advirtió que la actividad sísmica podría continuar por las próximas semanas. “La actividad microsísmica se ha mantenido bastante alta. Ahora, sí se ha observado una disminución en números de eventos que son apreciables. Hay muchos eventos que son así, aleatorios. Hay unos que son un poquito más fuertes y otros un poco menos. Y ese es el escenario que se ha mantenido y que se va a mantener por un tiempo adicional”, enfatizó el experto.

Huérfano también expuso que resulta difícil de pronosticar cuándo amainará la actividad sísmica. “Realmente, no hay fecha. El pronóstico es de una semana, pero el asunto es que en una semana vuelven y lo actualizan”, agregó sobre los pronósticos del Servicio Geológico de Estados Unidos.

 

Te recomendamos este video:

Loading...
Revisa el siguiente artículo