Sin plan, pero confiado el comisionado de Nmead

Carlos Acevedo destacó que actualmente el gobierno cuenta con mejores sistemas de comunicación, aunque no existen planes para enfrentar terremotos

Por Manuel Guillama Capella

Aunque al momento el gobierno no cuenta con un plan de respuesta ante un potencial terremoto de gran magnitud, el comisionado del Negociado para el Manejo de Emergencias y Administración de Desastres (Nmead), Carlos Acevedo, confía que las autoridades tienen la capacidad para enfrentar ese hipotético escenario de forma adecuada.

“Va a ser igual a como lo estamos haciendo actualmente. Acuérdense que el terremoto no avisa. Así que la respuesta comienza después del terremoto. Ahí es que nosotros activamos y reforzamos de afuera hacia adentro. Si fallara el sistema de comunicaciones en Puerto Rico, como pasó en (el huracán) María, en María no había sistemas alternos de comunicaciones y ahora el negociado tiene seis sistemas alternos de comunicaciones y los municipios tienen sistemas alternos de comunicaciones que hemos preparado”, sostuvo ayer Acevedo durante una conferencia de prensa.

Actualmente, una compañía privada contratada por el gobierno se encuentra en el proceso de confeccionar planes de respuesta a terremotos, pero solo para 22 municipios. Según Acevedo, dichas guías están “casi finalizadas”, y los propios municipios han tenido la oportunidad de ofrecer su insumo en el desarrollo de los planes.

Preparación a medias

Sin embargo, incluso una vez se aprueben esos 22 planes, quedarían 56 pueblos sin un plan de emergencia actualizado. Estos planes deberán esperar a la próxima fase del proceso que lidera Nmead.

“Los municipios conocen cuál es el sistema para poder responder a este tipo de evento. Y nuestra confianza es total en que los municipios van a responder de manera correcta, como todos esperamos de ellos”, puntualizó Acevedo.

Además de los sistemas alternos de comunicación, el funcionario destacó que Nmead ha adquirido maquinaria para remover escombros que se utilizaría para labores de rescate en caso de que personas quedaran atrapadas debido a derrumbes y colapsos de infraestructura.

Ayer, tras el temblor de magnitud 5.8 que tuvo su epicentro al sur de la isla a las 6:32 a.m., al menos cinco casas del sector Esperanza, en Guánica, colapsaron, mientras que se reportaron otras nueve residencias visiblemente afectadas, con grietas en sus estructuras. Solo una de las casas que colapsaron estaba habitada, precisó Acevedo.

“Anteriormente no había tanto equipo especializado para poder responder a este tipo de evento. Ahora tenemos cinco vagones con equipo especializado. Equipo para levantar y romper concreto, para poder levantar personas debajo del concreto, personas que estén vivas. (Tenemos) diferente tipo de maquinaria y estamos mucho mejor preparados. Los compañeros se han ido adiestrando y especializándose en este tipo de respuesta a esta materia”, subrayó el jefe de Nmead.

Además de los daños estructurales provocados por el sismo, que fue el de mayor magnitud entre los temblores que se han sucedido desde el 28 de diciembre, múltiples unidades de la generatriz Costa Sur, en Guayanilla, salieron de servicio, dejando sin electricidad a clientes de la Autoridad de Energía Eléctrica en diversos puntos de la isla. La gobernadora Wanda Vázquez explicó que las unidades eléctrica se apagaron automáticamente para “autoprotegerse”.

 

Te recomendamos este video:

Loading...
Revisa el siguiente artículo