Auditoría causa dudas sobre el futuro de un tramo del muro fronterizo

Se trataría del contrato con la empresa Fisher Sand and Gravel.

Por AP

La estrategia del contratista  Tommy Fisher para ganar un contrato para construir un tramo de muro fronterizo incluyó una serie de apariciones en los medios conservadores que acostumbra ver el presidente Donald Trump.

Esa campaña dio sus frutos con un contrato de 400 millones de dólares que, según Fisher, es el segundo más grande en la historia del país, pero el contrato está siendo auditado por temores de que no cumpla con los requisitos.

Durante una aparición en abril en el programa “Fox & Friends First”, Fisher miró hacia la cámara del acanal Fox News y habló sobre la capacidad de su compañía de construir un muro fronterizo más rápido y menos costoso que otras empresas, diciendo que contaba con tecnología “tan revolucionaria que es como comparar el iPhone con un teléfono público”.

Te podría interesar…

Además, el contratista afirmó que su empresa, Fisher Sand and Gravel, estaba ansiosa de ayudar a Trump a cumplir con una de sus promesas de campaña más importantes.

“Con suerte el presidente verá esto”, expresó Fisher en ese momento.

Su aparición en “Fox & Friends First” fue parte de una campaña de varios meses en medios conservadores en un intento del constructor de llegar a los oídos del presidente. Al final, la compañía de Fisher obtuvo el contrato, pero ahora ese contrato está bajo auditoría, ante la preocupación de que no haya cumplido con los requisitos operativos.

Que Fisher, de 49 años, lograra obtener el contrato no sorprendió en Dakota del Norte, en donde quienes lo conocen lo describen como un hombre perseverante, hábil para la autopromoción y con mucha fe en la compañía que heredó de su padre cuando sólo tenía 25 años.

El representante federal Kelly Armstrong, que creció con Fisher, lo calificó como un “hombre entusiasta, trabajador, inteligente”. Aunque Fisher se mudó desde hace mucho a Arizona –dirige la compañía a distancia–, Armstrong dice que sigue siendo muy conocido en su ciudad.

“Siéntate en una cafetería en Dickinson e intenta encontrar a alguien a quien no le caiga bien Tommy”, sostuvo Armstrong. “Es un gran ciudadano corporativo”.

 

 

Aún cuando Fisher aseguró que no  encontrarían nada irregular, la compañía está involucrada en una disputa legal por una sección con financiamiento privado del muro fronterizo que propuso construir a lo largo del río Bravo, en la frontera de Texas con México. El gobierno federal intenta frenar el proyecto, diciendo que no se ha realizado el análisis adecuado para asegurar que el proyecto no afecte el flujo de agua o cambie los límites entre ambas naciones.

El plan inicial era construir las 700 millas de frontera en California, Arizona y Nuevo México sin excluir terrenos montañosos, por casi 11,000 millones de dólares.

“Adora a Donald Trump y es constructor como Donald Trump. Claro, apoya la política inmigratoria del presidente”, declaró el senador republicano Kevin Cramer, quien dijo que no conoció a Fisher hasta que Trump comenzó a presionar para construir el muro.

Loading...
Revisa el siguiente artículo