Implementarán moratoria para nuevo reglamento de permisos

Algunas penalidades quedarían sin efecto entretanto el gobierno reevalúa las exigencias a los comerciantes

Por Manuel Guillama Capella

Luego de una reunión entre líderes de varios sectores comerciales y la secretaria de la Gobernación, Zoé Laboy, La Fortaleza se comprometió a ordenar una moratoria en las penalidades que sufrirían los negocios que no cumplan con las disposiciones del Reglamento Conjunto de Permisos.

Con respecto a las multas o penalidades, el compromiso alcanzado es “extender (la entrada en vigor) para analizarlo. Es inaudito que se pretendan las cosas que (en el reglamento) se están interpretando”, dijo Enid Monge, presidenta de Empresarios por Puerto Rico, una de las organizaciones que estuvo representada en la reunión con Laboy.

Desde que el reglamento cobró vigencia en julio de este año, alegan los grupos de comerciantes, el costo de obtener permisos y licencias se ha duplicado.

Según Jorge Argüelles, líder del Centro Unido de Detallistas (CUD), la plataforma del llamado sistema de permiso único exige a los comerciantes licenciados registrarse como si fueran a operar un negocio nuevo, a pesar de que los permisos no expiran.

“Al usted entrar al sistema no hay manera de decirle al sistema que ya yo tengo permiso, no vengo a renovar permiso y vengo simplemente a registrarme o renovar mis licencias. Usted entra ahí y es como si fuera a abrir un negocio nuevo, con todos los requerimientos que aplican en este momento”, planteó Argüelles, al recordar que el reglamento exige que los comerciantes se registren en esta plataforma en o antes del 31 de diciembre.

“Están pidiendo permisos adicionales para una misma operación. En el caso de las funerarias, que operan con permiso de funerarias, ahora quieren que tenga (un permiso) para la capilla, otro para la sala de embalsamar y otro para la funeraria. Tres permisos en vez de uno, que implica un aumento en costos innecesarios”, agregó el presidente del CUD.

Denuncian intervención con centros de ancianos

Por otro lado, Argüelles denunció que, en las pasadas semanas, el Cuerpo de Bomberos ha comenzado a exigir a hogares de envejecientes que reduzcan el total de huéspedes que pueden albergar, así como que instalen equipos de rociadores automáticos.

“Estos aparatos no salvan vidas porque se activan cuando la temperatura sobre pasa los 160 grados, una temperatura que ningún ser humano puede resistir”, subrayó Argüelles.

De acuerdo con el líder de los comerciantes, Laboy se comprometió a comunicarse con el Cuerpo de Bomberos para que suspendan la práctica de limitar la cantidad de adultos mayores que pueden residir en los centro de cuido.

“Esto lo que produciría es una verdadera una crisis social, porque dónde se van a meter a todos esos envejecientes que se van a quedar sin un lugar donde vivir”, cuestionó Argüelles.

Además de Monge y Argüelles, en la reunión que se produjo en La Fortaleza, también estuvieron presentes representantes de la Asociación de Detallistas de Gasolina, la Federación de Instituciones de Cuidado Prolongado y la Asociación de Centros de Inspección, entre otras organizaciones.

Loading...
Revisa el siguiente artículo