Evalúan obras de arte y documentos históricos de PR afectados por huracanes

Curadores de arte evaluaron sobre 100 colecciones públicas y de organizaciones privadas sin fines de lucro, para su restauración

Por Cybernews

La Agencia Federal para el Manejo de Emergencias (FEMA, por sus siglas en inglés) coordinó la evaluación de documentos emblemáticos del patrimonio cultural de la isla, así como de varias colecciones de arte, que fueron afectados por el paso de los huracanes Irma y María.

Mediante la colaboración del Instituto Smithsonian y otras agencias federales, como Archivos Nacionales y Administración de Documentos (NARA, por sus siglas en inglés), la Biblioteca del Congreso y el Servicio de Parques Nacionales, curadores de arte evaluaron sobre 100 colecciones públicas y de organizaciones privadas sin fines de lucro. Algunas de las piezas, obras de reconocidos artistas puertorriqueños como Miguel Pou Becerra, Ramón Frade y José Campeche, resultaron afectadas por la falta de electricidad después de los huracanes.

Los apagones provocaron la acumulación de humedad y la proliferación de hongos en lugares donde estaban muchas de estas obras.

Entre las colecciones que se evaluaron se encuentran las de diferentes facultades y bibliotecas en los recintos de Río Piedras y Mayagüez de la Universidad de Puerto Rico (UPR), Municipio de Arecibo, Colegio San José de Río Piedras, así como la del Tribunal Supremo.

“La forma en que se conservaron las pinturas desempeñó un papel crucial en su estado actual ya que solo presentaban daños superficiales”, destacó Amber Kerr, curadora de arte del Instituto Smithsonian, sobre los esfuerzos de mitigación realizados en el Tribunal Supremo antes del huracán. Las medidas de mitigación implementadas incluyen el enmarcado con vidrio ultravioleta y la encapsulación de las pinturas.

Gwen Manthey, experta en conservación de pinturas del Museo Smithsonian de Arte, expresó que las instituciones visitadas hicieron un esfuerzo genuino y concreto con los medios que tenían disponibles, para evitar que el huracán destruyera este legado y que, de no haber sido por esas iniciativas de conservación, las obras artísticas podrían estar hoy muy deterioradas.

Según la curadora, la estabilización de las obras de arte es una medida rentable que podría reducir los costos de un proceso de restauración futura o el riesgo de perder la colección.

"Prevenir el daño es más fácil que repararlo, suele ser más barato y más eficaz. Los custodios de cada colección pensaron críticamente en dónde almacenar las colecciones; los espacios inferiores y o los más altas fueron efectivos para la mayoría de los objetos/obras de arte”, dijo Manthey.

Por su parte, Gretchen Ruíz, especialista en preservación ambiental e histórica de FEMA indicó que Puerto Rico tiene un número limitado de conservadores de arte que pueden evaluar estas colecciones y por lo tanto, estas evaluaciones representan un paso más hacia la recuperación de nuestro patrimonio. Además, dijo que constituyen una herramienta de información que puede ser de utilidad para las instituciones artísticas de la isla en el proceso de restaurar sus colecciones.

 

Te podría interesar:

“Inevitables” para la gobernadora los recortes a la UPR

En cambio, Pedro Pierluisi opina que deben revisarlos

Loading...
Revisa el siguiente artículo