Manifestantes en Chile amplían sus demandas

Unas 15,000 personas se reunieron en un parque cercano al centro de Santiago para participar en el festival Por el derecho a vivir en paz

Por AP

El presidente Sebastián Piñera seguía el domingo sin poder detener las multitudinarias protestas en Chile en el décimo día de un estallido social que a diario amplía sus exigencias, desde más ciclovías a una nueva Constitución.

Sin embargo, los hechos vandálicos en el país están disminuyendo notoriamente: de 33 la víspera a 16 la última jornada, informó el gobierno.

Unas 15,000 personas, según la policía, se reunieron en un parque cercano al centro de Santiago para participar en el festival Por el derecho a vivir en paz, con la presencia de diversos artistas.

Por otro lado, un millar de ciclistas daban vueltas entre las 12 cuadras que separan el palacio de gobierno de la principal plaza de la capital chilena, que el viernes fue el escenario de la mayor manifestación en la historia del país _con más de 1,2 millones de personas_, mientras que en barriadas populares aumentan los cabildos populares. Las “cicletadas” se llevaban a cabo también en ciudades del norte y sur del país.

Por la tarde se esperaban más protestas de corte musical.

Entretanto, la clase política aguarda un cambio de gabinete que Piñera anunció la víspera.

Corea del Norte advierte que se agota su paciencia con EEUU

Corea del Norte emitió un comunicado parecido el jueves que le fue atribuido al diplomático veterano Kim Kye Gwan

El abanico de exigencias sociales va desde alzas de salarios a incrementos en las pensiones, mejor atención a la salud, más educación y viviendas, así como reducción en las tarifas de los peajes, más ciclovías y cambios a la Constitución.

Piñera anunció el martes una agenda social que incluye reducciones en los precios de la luz y de los medicamentos, alzas en las pensiones de los más pobres y del sueldo mínimo, y disminución en los salarios y prestaciones de los parlamentarios, que oscilan entre 27.000 y 44.000 dólares mensuales. También se analiza bajar las tarifas del agua y los peajes, agregó.

El analista político Marcelo Mella dijo a The Associated Press que Piñera debe alcanzar acuerdos con la clase política, porque no puede dialogar con los manifestantes, que son “un movimiento muy complejo, no hay una interlocución del movimiento”. Hasta ahora no se han pronunciado en favor de ningún partido y carecen de vocero.

El mandatario “tiene un nivel de apoyo muy bajo a nivel de opinión pública”, agregó, lo que genera incentivos en la oposición de centro-derecha para no negociar.

Argentina acude a las urnas en medio de crisis económica y polarización política

Un gran número de chilenos se sienten decepcionados con el actual presidente, Mauricio Macri, por incumplir con muchas promesas

Sólo tres de seis partidos políticos opositores aceptaron el martes una invitación de Piñera para negociar sobre caminos de soluciones a la crisis.

El presidente debe optar por responder a demandas de cambios al régimen político, como reformas a la Constitución, agregó Mella, o al modelo de desarrollo con base en el libre mercado que dejó la dictadura de Augusto Pinochet, incluyendo la reforma tributaria y el sistema de jubilaciones, y frenar “cualquier posibilidad” de acusación constitucional anunciada por sectores del izquierdista Frente Amplio.

El violento estallido social el viernes 18 de octubre, que siguió a las protestas de estudiantes contra un alza tarifaria en el sistema de transporte subterráneo, derivó en protestas no vistas ni siquiera durante la sangrienta dictadura de Pinochet (1973-1990).

El gobierno informó que “a partir de las 00:00 horas” del lunes 28 de octubre se levantará el estado de emergencia que rige en la mayor parte del país sudamericano de 18 millones de habitantes. La víspera se dejó sin efecto el toque de queda en varias ciudades chilenas.

 

Vea en vídeo:

Loading...
Revisa el siguiente artículo