Rusia y Turquía cimientan su poder en el noreste de Siria

El anuncio se produjo mientras los combatientes kurdos completaban su retiro de una sección de la frontera entre Siria y Turquía, tal como les fue requerido en un acuerdo de cese al fuego negociado por Estados Unidos que expiraba el martes por la noche

Por AP

ANKARA, Turquía (AP) — Rusia y Turquía anunciaron un acuerdo el martes para vigilar en conjunto casi toda la frontera del noreste de Siria luego de que los combatientes kurdos abandonaron la zona, cimentando el poder de ambas naciones en Siria luego de la decisión del presidente Donald Trump de retirar a los soldados estadounidenses de la región.

El anuncio se produjo mientras los combatientes kurdos completaban su retiro de una sección de la frontera entre Siria y Turquía, tal como les fue requerido en un acuerdo de cese al fuego negociado por Estados Unidos que expiraba el martes por la noche. Los acuerdos transforman el mapa del noreste de Siria, dejando a Turquía con el control de una sección en la mitad de la frontera, mientras que el resto es manejado por los turcos, rusos y el gobierno sirio.

Los despliegues reemplazan a los soldados estadounidenses, quienes durante cinco años lucharon junto a los combatientes kurdos y lograron derrocar al grupo Estado Islámico en una tercera parte de Siria a expensas de las vidas de miles de kurdos.

La retirada estadounidense ha sido caótica. Tuvo un nuevo inconveniente el martes luego de que Irak dijo que las fuerzas del país norteamericano no tenían permiso de quedarse en su territorio. El anuncio de los iraquíes pareció contradecir al secretario de Defensa de Estados Unidos Mark Esper, quien la víspera dijo que los soldados que dejaban Siria serían enviados a la vecina Irak para combatir al grupo Estado Islámico.

El presidente ruso Vladimir Putin y su homólogo turco Recep Tayyip Erdogan anunciaron su acuerdo luego de negociar y estudiar detenidamente los mapas de Siria durante seis horas en la ciudad de Sochi. Bajo el acuerdo de 10 puntos, los combatientes kurdos tendrían 150 horas a partir del mediodía del miércoles _y hasta el jueves a las 6 de la tarde_ para retirarse de la frontera.

Las fuerzas del gobierno de Siria y las de Rusia se trasladarían a esa zona inmediatamente para garantizar que los combatientes kurdos hayan retrocedido 30 kilómetros (20 millas) de distancia desde la frontera. Luego del transcurso de las 150 horas, comenzaría el patrullaje turco-ruso en una franja de unos 10 kilómetros (6 millas) de la frontera.

La excepción sería la región alrededor de la localidad de Qamishli, en el extremo este de la frontera, que tiene una de las poblaciones más grandes de kurdos. Las autoridades de Rusia y Turquía no señalaron por el momento cuál acuerdo se implementaría alrededor de Qamishli.

Loading...
Revisa el siguiente artículo