DE no cree nueva ley para educación especial sea una solución

Si la Junta de Control Fiscal concede la petición de reasignación de fondos, el programa de Educación Especial tendrá un respiro para garantizar los servicios de terapias hasta enero próximo

Por Metro PR

El secretario asociado de Educación Especial, Eliezer Ramos Parés, se expresó ayer en contra del proyecto que crearía una nueva Ley de Educación Especial, y que esencialmente convierte al programa en un ente aparte de la sombrilla de Educación.

“Como está plasmado el proyecto, tengo que decir que no lo favorezco, estoy en contra. Hemos hecho observaciones al proyecto”, dijo Ramos Parés en entrevista con Metro a través del programa Punto por punto.

Señaló que han identificado críticas en traducciones, así como aspectos de operación de la ley, ya que crea puestos y oficinas que —según considera— deben revisarse para atender las preocupaciones de la población.

“Los grupos de padres tienen preocupaciones, la posición del secretario es la misma: entiende que nos debemos de sentar todos en una mesa para llegar a un punto central o una idea central que nos permita movernos en una dirección”, manifestó el funcionario.

Aunque para quienes están a favor de la medida, la idea de una independencia resulta favorable, para el secretario asociado no es del todo un efecto positivo.

“No debemos olvidar que la totalidad de los estudiantes están en escuelas públicas, así que tendríamos dos jefes implementando política pública, supervisando personal, en contrario, haciéndose señalamientos en contrario, y yo creo que lo que debemos hacer es armonizar”, planteó. De hecho, explicó que ya el puesto de secretario asociado de Educación Especial tiene autonomía fiscal, docente y administrativa.

El proyecto, que se mantiene en discusión en la Legislatura, tuvo una primera versión que fue vetada por el entonces gobernador Ricardo Rosselló Nevares.

Detalla efectos de recortes

Según recordó Ramos Parés, originalmente la Secretaría Asociada de Educación Especial iba a tener un presupuesto de más de $500 millones para este año fiscal, “así que, contando con eso nosotros, nos empezamos a preparar y a hacer los planes de trabajo para este año”.

Sin embargo, en julio, la Junta notificó que era su presupuesto certificado el que iba a entrar en vigor. “Este presupuesto entra en materia de lo que es la Oficina de Gerencia y Presupuesto a ser dividido por partidas por Programas. Nosotros recibimos esta división de partidas en agosto”, destacó. Fue ahí cuando se percataron de una disminución de unos $100 millones en comparación con el año pasado.

“A raíz de eso levantamos bandera para confirmar que esos fueran los números. Nos confirmaron que son los números, y en efecto, el programa tiene una deficiencia de $94 millones en comparación con el presupuesto anterior”, apuntó el secretario asociado. La preocupación mayor con los recortes son las terapias y evaluaciones a niños y niñas. Por ejemplo, una de las partidas sobre terapias, de $38 millones, llegó con $2 millones.

La segunda petición, que asciende a $53 millones, contiene fondos de reembolso del programa federal Restart, que son fondos para atender la emergencia del huracán, ya que una vez ocurre ese reembolso el dinero pierde su identidad y pasan a ser estatales, por lo que pueden ser usados para otra gestión. “Esto no es suficiente, esto nos da un respiro de unos meses”, manifestó el secretario asociado.

Sin embargo, ante la situación de paralización de acceso a fondos federales, la agencia se ve afectada, no solo en Educación Especial, sino en transportación, nómina, compra de equipo asistido para estudiantes, indicó.

 

Loading...
Revisa el siguiente artículo