Austeridad afecta servicios y situación laboral de trabajadores sociales de P. R.

La situación de trabajadores sociales ha empeorado en los últimos años, con escalas salariales bajas, inseguridad en el empleo y problemas de retención

Por Lyanne Meléndez

Los servicios que prestan las y los trabajadores sociales a las personas no han sido la excepción en las áreas afectadas por los recortes de la Junta de Control Fiscal (JCF) en los últimos años.

Así lo estableció la presidenta del Colegio del Trabajo Social de Puerto Rico, Mabel López Ortiz, quien detalló, además, que el mercado laboral de la profesión también se ha trastocado.

En el marco del mes del trabajo social, la profesional reflexionó sobre las aportaciones de este sector al bienestar del país y cómo estas se han visto afectadas ante las medidas de austeridad en las agencias y dependencias públicas y privadas.

“Como profesión tenemos retos grandes bajo las condiciones complejas sobre el trabajo social. Ha habido un impacto en las transformaciones profesionales, ya que los trabajadores sociales, como la ciudadanía, han recibido precisamente el golpe económico, la crisis económica en todos los aspectos, desde impacto en las condiciones laborales, salarios humildes, escalas salariales que no se pueden transformar porque tenemos una crisis fiscal, una Junta de Control Fiscal que decide dónde se maneja el dinero para los servidores públicos”, dijo López Ortiz en entrevista con Metro.

En la isla hay alrededor de 5,500 a 6,000 trabajadores sociales colegiados y, según explicó, un trabajo básico de un trabajador social en una escala salarial inicial puede ser de $1,300 mensuales, que estima a $8.73 la hora. “Estamos hablando que un trabajador social pudiera estar trabajando en un restaurante de comida rápida ganándose tal vez el mínimo”. Reveló que han tocado puertas en oficinas de gobierno, pero la respuesta ha sido la misma: que no pueden por las reducciones de la Junta. La situación se torna más complicada por la falta de retención de estos profesionales bajo estas condiciones de trabajo. “Nuestros trabajadores sociales en el país sienten que están en espacios inseguros de trabajo, que se ven amenazados por la violencia que todos y todas vivimos, y tiene un efecto directo en la salud física de ellos”, planteó López Ortiz al señalar que han realizado investigaciones relacionadas que muestran serios hallazgos.

La líder del Colegio fue más allá al señalar que, en la práctica privada, se han afectado por “leyes laborales y de austeridad como la reforma laboral han impactado como ellos manejan y están recibiendo o no servicios o derechos laborales en particular”.

Otro aspecto que destacó que como consecuencia de la austeridad es “la reducción de los servicios sociales en el país para atender las necesidades del pueblo. “Nosotros hemos trabajado con los ciudadanos en todas las situaciones que enfrentan en su vida cotidiana en términos de salud, educación, derechos humanos”. En ese contexto, hizo un llamado a auditar la deuda pública y pidió que los servicios que ofrecen se cataloguen como esenciales.

Recordó que los trabajadores sociales trabajan mano a mano con agencias de salud, educación, vivienda y familia.

“Este es el impacto de una crisis de más de diez años que veníamos denunciando, que, precisamente, desde el trabajo social nos iba a trastocar el servicio porque no íbamos a poder tener la posibilidad de dar mejor atención a las necesidades del pueblo desde políticas de austeridad”, manifestó la presidenta del colegio.

Loading...
Revisa el siguiente artículo