China: progreso a costo de libertades

Con el desfile militar más grande de la historia, China celebrará el 70 aniversario de su fundación como República Popular Comunista

Por Miguel Velázquez

Esto lo ha posicionado al país como una potencia mundial en la actualidad. con un costo que ha sido cuestionado por analistas internacionales.

Este 1 de octubre marca el 70 aniversario de la República Popular de China. No es como cualquier otro, ya que establece un récord de la supervivencia del todopoderoso partido comunista chino y de la república popular, que al cumplir setenta años supera los 69 de existencia de la Unión Soviética (1922-1991).

El especial régimen chino se convierte con ello en el sistema comunista -como se sigue considerando a sí mismo pese a haber abrazado la economía de mercado- más longevo de la historia.

Y lo hace además convertido en una superpotencia global y en la segunda mayor economía del planeta.

"Unidad es hierro y acero, unidad es una fuente de fuerza", proclamó el presidente Xi Jinping en un discurso durante una recepción de gala en el Gran Palacio del Pueblo para celebrar el 70 aniversario. Destacó que la unidad es la que ha permitido a la nación china "moverse hacia adelante, superando todos los riesgos y desafíos, de una victoria en otra".

Además, exhortó a "levantar alto el estandarte la unidad" y "marchar juntos en torno al Comité Central" del partido, al tiempo que llamó a "cimentar la gran unidad" de todos los grupos étnicos del país y la de "todos los chinos".

Con todo, la celebración llega en un momento especialmente difícil para Beijing, con protestas en Hong Kong desde hace meses, una guerra comercial abierta con Estados Unidos y una cada vez mayor ralentización del fuerte crecimiento económico que experimenta desde hace décadas.

Preguntas y respuestas…

¿Cómo se convirtió China en el poderoso país que es ahora?

– China, o lo que pensamos de China hoy, siempre había disfrutado de un gran poder y riqueza, por lo que lo que vemos hoy es el resurgimiento de una gran potencia después de 150 años de declive dinástico, agresión imperial, guerra civil, ocupación, guerra, revolución y las hambrunas y el caos del reinado de Mao.

El éxito contemporáneo de China se basó en las políticas de reforma y apertura promulgadas después de la muerte de Mao, que transformaron la economía al aceptar la inversión extranjera y la tecnología y convertir la costa sudeste en un centro de fabricación de bienes que se vendieron a las economías avanzadas.

Jonathan Sullivan Director de Programas de China Instituto de Investigación de Asia - Universidad de Nottingham, Reino Unido Jonathan Sullivan Director de Programas de China Instituto de Investigación de Asia - Universidad de Nottingham, Reino Unido / Foto: Cortesía

A lo largo de los últimos 40 años, China ha reformado gradualmente su economía alejándose de la planificación central y agregando componentes de la competencia capitalista bajo la rúbrica del ‘socialismo de mercado con características chinas’. Combinando una gran población bien educada, emprendedora y altamente trabajadora con suficiente experiencia tecnocrática en el gobierno y la demanda global de su capacidad de fabricación, la economía ha crecido constantemente durante cuatro décadas.

Estos avances han tenido lugar a la sombra de un régimen autoritario con un aparato de seguridad omnipresente, un control estricto de la información y límites estrictos a las libertades.

¿Cuáles son los principales problemas que China tiene que resolver ahora?

– China enfrenta muchos problemas, que son mucho más profundos que, por ejemplo, la guerra comercial con Estados Unidos o las protestas en Hong Kong. El modelo económico que facilitó el despegue de China ya no es adecuado para su propósito y la transición a un nuevo modelo podría desgastar los intereses creados y el contrato social por el cual el Partido genera crecimiento a cambio de la aceptación de la reforma política y social de los pueblos.

Los problemas ambientales y ecológicos son graves, desde la desertificación hasta la contaminación generalizada del agua, el suelo y el aire. No existe un movimiento de oposición política per se, pero el gobierno enfrenta grandes dificultades en áreas como Xinjiang y Hong Kong, y el continuo estancamiento con Taiwán, que Beijing prometió resolver antes del centenario. Y en todas partes, a pesar de una campaña de alto perfil en su contra, hay corrupción endémica, desigualdad masiva y costos de vida en aumento.

¿Cómo pasará Xi Jinping a la historia?

La historia de Xi está lejos de terminar. Solo ha estado en el poder durante 6 años, y después de haber eliminado el requisito de retirarse después de 10 años, podría gobernar durante mucho tiempo todavía. Hasta el momento, su gobierno ha sido confiado o asertivo en el escenario internacional y ha sido duro en el país, tanto en sus oponentes en el Partido como en restringir las libertades de empresarios, académicos, periodistas y la mayoría de los otros sectores. Pero en el gran esquema de la historia china no será juzgado por estas cosas, más bien será si cumple con la promesa de ‘rejuvenecer a la gran nación china’, un objetivo difuso que incluye supervisar el crecimiento económico continuo y el desarrollo de capacidades militares. y entrega de la unificación de Taiwán.

¿Qué pasa con el futuro de China?

Durante la mayor parte de los últimos 30 años, la gente ha hablado de una ‘China en ascenso’, lo que eso podría significar para el mundo. Bueno, podemos decir que China en este punto ya ascendió. Todavía se enfrenta a algunos de los problemas de un país en desarrollo, pero en términos de su poder económico, diplomático y militar, ya es solo superado por los Estados Unidos en términos de posición global.

Lo que hace con este poder ha sido debatido durante muchos años, dentro pero particularmente fuera de China. ¿Será un ‘actor responsable’ y defenderá el ‘orden internacional basado en normas’? ¿O buscará revisar los arreglos actuales, que posiblemente no reflejan la posición que China tiene ahora? Los signos son mixtos, especialmente cuando se trata de cualquier tema relacionado con la soberanía, como la militarización de los territorios en disputa en el sur de China o las amenazas hacia Taiwán.

También deberíamos reconocer que más personas chinas disfrutan de un mayor bienestar material que nunca antes y, en muchos sentidos, disfrutan de una mayor libertad para conducir sus vidas personales. Y, por lo que podemos ver, existe un alto nivel de apoyo al gobierno, en parte debido a la administración de la economía y en parte debido a la inculcación del nacionalismo. Los medios de comunicación y los sistemas educativos, y un entorno de información estrictamente controlado, han propagado el mensaje de que el Estado Parte ha restaurado a China a la grandeza, y que amar a China también es amar al régimen.

Loading...
Revisa el siguiente artículo