¿Es seguro el vaping? Puerto Rico entra en el debate salubrista

Expertos en medicina, vapeo y cannabis analizan cómo la isla se inserta en la discusión del uso de cigarrillos electrónicos, mientras, aumentan las muertes que podrían estar relacionadas con esta práctica

Por Lyanne Meléndez García

Las muertes en Estados Unidos que se relacionan al vapeo no han tardado en provocar que Puerto Rico levante bandera sobre posibles peligros, principalmente ante la venta ilegal de cigarrillos electrónicos con nicotina, THC o CBD.

Ayer, el Centro para el Control de Enfermedades (CDC, siglas en inglés) actualizó las cifras en Estados Unidos que podrían estar asociadas al vapeo, llevando a 12 las muertes en diez estados y a 805 casos de enfermedades asociadas en 46 estados y un territorio.

Expertos consultados por Metro, así como el propio informe del CDC establecen que la mayoría de los pacientes reportaron “un historial de productos de cigarrillos electrónicos que contienen THC. Muchos pacientes reportaron usar THC y nicotina. Algunos reportaron haber usado productos que contenían solo nicotina”.

Ante ello, miembros de la industria del cannabis y del conocido vaping atribuyen los casos reportados al uso de productos del mercado ilegal, que según alertaron, también existe en Puerto Rico. Aunque en la isla —según informó el Departamento de Salud— no hay casos oficialmente reportados, los profesionales están alertas ante las muertes registradas en Estados Unidos.

Al explicar que parte de los casos reportados consumieron THC o nicotina, el neumólogo Noel Totti detalló que “no se ha podido identificar una sustancia que cause ese daño. Se cree que es algo que se ha añadido nuevo en esos productos, pero no se sabe”.

“Se está recomendando que no se usen estos productos electrónicos para ingerir ni THC ni CBD hasta que se encuentre esto, pero, sobre todo, que uno no debe usar productos callejeros o productos que uno compre en el baúl de un carro o en un callejón en el mercado negro”, dijo el médico que labora en el Hospital Auxilio Mutuo.

El socio de la farmacéutica que desarrolla productos de cannabis medicinal NextGen Pharma, Julián Londoño, declaró que la mezcla de nicotina con THC que menciona el reporte del CDC, “es el tipo de mezcla que no ocurre en el mercado legal”.

“Todavía no se sabe la causa principal, todo apunta al componente de acetato de vitamina E. La vitamina E se usa de forma continua en la piel, el problema es que no es buena para los pulmones. Se utiliza usualmente en el mercado ilegal”, manifestó Londoño, al explicar que su uso es para imitar el espesor del aceite original. Aseguró que en las manufactureras reguladas por Salud se producen cartuchos de dos variantes, la full spectrum de 75 % o 80 % de THC y los destilados, de 90 %, ambos solo con ingredientes provenientes de la planta de marihuana.

En Puerto Rico, se producen alrededor de 30 mil cartuchos mensuales y se estima que el 40 % de los 80 mil pacientes del país vaporiza aceite. “El vapeo es seguro cuando se utilizan productos seguros, cuando el paciente se asegura de que el producto viene de un manufacturero con licencia de Salud”, expuso el portavoz de NextGen Pharma.

Eric Cintrón, propietario de Qilong Tao, tienda dedicada a venta de cigarrillos electrónicos, coincidió en que los casos surgen por mezclas que realizan de forma ilegal con THC y CBD, por lo que planteó que “no somos responsables por lo que vende la gente en la calle, no somos responsables por personas inescrupulosas que lo venden a menores de edad”.

“Está llegando a la gente y a los menores porque entras a Facebook y entras a Instagram y ves personas que venden eso en la calle”, alertó Cintrón. Indicó que han reportado la situación a las autoridades estatales y federales.

El director de la División de Control de Tabaco y Salud Oral del Departamento de Salud, Antonio Cases Rosario, informó que a raíz de la orden administrativa emitida por el Departamento para que profesionales de salud informen casos relacionados al vapeo, “con esa información, el secretario va a estar en mejor posición de tomar medidas más rigurosas en cuanto a la prohibición total de estos productos”.

El neumólogo, por su parte, advirtió que los síntomas que han reportado son fatiga, cansancio, falta de aire, náuseas, vómitos, y tos que va escalando. “Mucha gente con oxígeno resuelven; otros hay que darles presión positiva no invasiva, y a otros, entubarlos y ponerlos en un ventilador”, apuntó Totti.

El médico estableció que para que un caso sea confirmado debe estar vapeando en los últimos 90 días, tener un estudio radiográfico que demuestre infiltrado pulmonar, así como excluir la presencia de infección con pruebas y cultivos negativos. Casos probables son aquellos que vapean, tienen los hallazgos radiográficos, pero no tienen los análisis adicionales.

Preocupación por jóvenes

De acuerdo con el CDC, dos terceras partes de los afectados tienen entre 18 a 34 años y 38 % son menores de 21 años, por lo que existe una preocupación entre el consumo de jóvenes, y los mecanismos de cómo adquieren los cigarrillos electrónicos.

El propietario de la tienda de vapeo planteó que las y los jóvenes estadounidenses, en ocasiones, adquieren cigarrillos electrónicos de la marca Juul, cuyos productos contienen 30 a 50 miligramos de nicotina, lo que a su juicio es una cantidad alta para una corta edad. Los jugos que venden otras empresas tienen desde tan bajo como 3 mg hasta 50 mg.

El neumólogo reconoció también que “el problema bien grande es el uso de estos dispositivos entre la juventud, que ha ido en aumento vertiginoso”. Según el especialista, encuestas establecen que el 20 % de las y los estudiantes de escuela superior han fumado electrónicamente. “Las agencias de salud como el CDC están alertando a la comunidad, a padres y médicos sobre efectos dañinos que puede tener la nicotina en el cerebro en estos jóvenes que se están desarrollando”, precisó el médico especializado en pulmones.

El socio de NextGen Pharma destacó que, a modo de comparación, los pacientes de cannabis medicinal legales en Puerto Rico tienden a ser de edades mayores, ya que de cero a 21 años solo hay 452 pacientes, mientras, entre las personas de 40 y 50 años hay 16,000 pacientes.

Vaping vs. cigarrillo

Si bien se considera que el vaping es menos dañino que el cigarrillo, se apunta a que no es del todo ideal.

“Si el cigarrillo electrónico es menos dañino que el cigarrillo regular, uno tiene que decir que sí, pero eso no quiere decir que no cause ningún daño, porque el cigarrillo electrónico tiene nicotina y, en otros casos, el THC, pero también tiene compuestos orgánicos volátiles, partículas finas, metales pesados, químicos que son carcinógenos, a lo mejor no tanto como el cigarrillo, pero no quiere decir que no haga daño”, precisó el neumólogo Totti.

El médico explicó que no se trata de vapor, sino, más bien, un aerosol, lo que contiene una “gama de sustancias dañinas al pulmón”. Planteó que no hay ninguna evidencia científica de que estos productos ayuden a dejar de fumar y no está recomendado para dejar de fumar por la Agencia de Drogas y Alimentos (FDA, siglas en inglés).

En cambio, Cintrón aseguró que el cigarrillo electrónico es una forma de disminuir el consumo de nicotina. Añadió que el cigarrillo tiene 100 componentes, de los cuales 69 son tóxicos y dañinos, y once de ellos son sumamente peligrosos y carcinógenos, a diferencia del jugo de sabor, que incluye el sabor, nicotina, glicerina vegetal y propileneglicol.

“Cuando una persona viene a mi tienda y me dice que quiere dejar de fumar, le hacemos una pequeña entrevista y le preguntamos: ‘En tu peor día, ¿cuánto es lo más que fumas?’”, contó Cintrón al añadir que dan una equivalencia en mg a la cantidad de cigarrillos que la persona fuma, y de forma paulatina comenzar a disminuir la dosis. Aseguró que al fumador pasivo el vapeo no le hace daño, pues tendría que estar a pocos centímetros para que le impacte el vapor. Cuestionó, además, que el cigarrillo mata a mucha más gente a diario, mientras las muertes por vapeo se registran ahora luego de 15 años, lo que a su juicio da cuenta de alguna situación particular y que no es la norma.

Por otro lado, el director de la División de Control de Tabaco indicó que el cigarrillo electrónico, al igual que el cigarrillo tradicional, forma parte de las campañas para desincentivar esta práctica para lo cual tienen la línea 1-877-335-2567, libre de costo, opera de 9:00 a. m a 9:00 p. m. Cases Rosario afirmó que el vapeo “puede ser más adictivo porque no está regulada la cantidad que se le pone al cigarrillo electrónico, depende de la marca”.

Loading...
Revisa el siguiente artículo