Tiempo de “afinar” la respuesta a desastres

El comisionado de NMEAD puntualizó la necesidad de una mejor orientación a las personas y mejores condiciones en los refugios

Por Manuel Guillama

El comisionado del Negociado para el Manejo de Emergencias y Administración de Desastres (NMEAD), Carlos Acevedo, admitió que la iniciativa de habilitar refugios de asistencia especializada, también llamados refugios tipo 2 o refugios médicos, es uno de los aspectos que el Gobierno necesita “afinar” de cara a futuros fenómenos atmosféricos.

“Necesitamos que la gente conozca para qué son, porque esto no es un refugio médico. Eso es un título que se le puso porque la gente no va a entender qué es un refugio tipo 2. Eso creó confusión. Un refugio de asistencia especializada lo que significa es que tienes un refugio con generador eléctrico, que es para que el cuidador que tiene ese paciente que necesita estar conectado a una máquina tenga un sitio seguro a dónde llevarlo”, explicó Acevedo.

“Es algo con lo que tenemos que trabajar para que, en la próxima emergencia, todo el mundo sepa que ahí no se da tratamiento médico, porque el tratamiento médico se da en un hospital”, puntualizó.

Durante el estado de emergencia provocado por el paso de la tormenta Karen, apenas un paciente se reportó a un refugio tipo 2. Sin embargo, tras llegar a la escuela Lila Mayoral, en Ponce, la persona fue transportada a un hospital porque requería de asistencia médica.

Además de este centro, el Gobierno habilitó otros tres refugios tipo 2, ubicados en Arecibo, San Juan y Fajardo. De acuerdo con el comisionado, fue la primera vez que se implementó esta iniciativa.

Acevedo indicó que hoy NMEAD, la Agencia Federal para el Manejo de Emergencias y los coordinadores interagenciales del Gobierno se reunirán para dar forma al After Action Report, en el que identificarán aciertos y fallas del proceso de manejo de emergencia.

El jefe de NMEAD tampoco mostró preocupación ante las bajas cifras de ocupación que se reportaron en los refugios regulares, pese a advertencias del Gobierno sobre los riesgos de deslizamientos e inundaciones en diversas regiones de la isla.

En su momento pico se registraron 217 personas refugiadas en 47 centros, de un total de 86 que abrieron sus puertas.

“Muchas personas conocen ya su comunidad y, con este tipo de tormentas, sus casas no quedan inundadas, (contrario a) si hubiera sido un huracán categoría dos o tres. Los municipios abren refugios de manera preventiva”, sostuvo Acevedo, añadiendo que no existe un método para calcular el número de personas que se refugiaron en casas de familiares o amigos.

Acevedo precisó que, hasta ayer, no se habían recibido reportes de daños a la propiedad a causa de la tormenta Karen, aunque unos cuatro ríos alrededor de la isla se salieron de su cauce y seis carreteras quedaron parcialmente obstaculizadas debido, principalmente, a deslizamientos.

Te recomendamos este video:

Loading...
Revisa el siguiente artículo