Se acumulan las muertes bajo investigación en Corrección

De 14 fallecimientos por causas no naturales ocurridos este año en las cárceles, la agencia solo ha resuelto tres

Por Manuel Guillama Capella

Con la muerte de un confinado el pasado sábado en el Complejo Correccional de Ponce, suman 11 los decesos ocurridos este año que el Departamento de Corrección y Rehabilitación (DCR) investiga como “sospechosas”.

Del total de 37 muertes ocurridas en las cárceles, apenas dos han sido oficialmente atribuidas a incidentes violentos, informó el portavoz del DCR Héctor Pérez. También se ha registrado un suicidio, reportado el pasado viernes en la cárcel de Bayamón.

La muerte del confinado en la prisión ponceña, identificado como Carlos H. Sáez Figueroa, de 39 años, elevó a siete la cifra de reclusos que han perdido la vida en distintos incidentes desde inicios de agosto.

La ola de fallecimientos comenzó pocas semanas después de que el 31 de julio el oficial correccional Pedro Rodríguez Mateo muriera tras alegadamente ser atacado por el reo Luis Sostre Piccinninni. El propio Sostre Piccinninni fue encontrado sin vida el 15 de agosto, en un incidente que no ha sido esclarecido.

De acuerdo con el DCR, el resto de las demás 23 muertes registradas este año han sido a causa de enfermedades crónicas, como diabetes o padecimientos del corazón.

A pesar del pedido de Metro, la agencia, al momento, no ha provisto las cifras de muertes para años anteriores.

Desde la destitución del exsecretario Erik Rolón hace poco más de una semana, el DCR es dirigido interinamente por Eduardo Rivera Juanatey, quien previamente fungía como secretario asociado.

El Senado pospuso el pasado jueves la votación en la que ratificarían el nombramiento interino de Rivera Juanatey, quien ha sido señalado por actos irregulares en el manejo de subastas durante su estancia como secretario asociado.

Loading...
Revisa el siguiente artículo