Trump visita muro fronterizo en California

Es la primera visita del mandatario al lugar desde marzo de 2018, cuando acudió a ver prototipos de muro que las autoridades destruyeron posteriormente para hacerle espacio a 22 kilómetros (14 millas) de acero y bolardos rellenos de concreto actualmente en construcción

Por AP

SAN DIEGO (AP) — El presidente Donald Trump visitó el miércoles una nueva sección del muro entre Estados Unidos y México, llamándola “un sistema de seguridad de clase mundial” que será prácticamente impenetrable.

Trump recorrió un tramo del muro fronterizo en el área de Otay Mesa en San Diego. Es la primera visita del mandatario al lugar desde marzo de 2018, cuando acudió a ver prototipos de muro que las autoridades destruyeron posteriormente para hacerle espacio a 22 kilómetros (14 millas) de acero y bolardos rellenos de concreto actualmente en construcción.

Antes de que comenzaran los trabajos, la frontera en Otay Mesa estaba protegida por una capa inicial de hojas de metal que podía ser perforada rápidamente con un soplete y una segunda capa más resistente que podía ser penetrada con sierras eléctricas.

“Era como una lámina de metal que las personas simplemente podían derribar como si fuera algo rutinario”, comentó Trump, refiriéndose a la primera capa que fue reemplazada. Realizó el recorrido junto a altos funcionarios de la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza (CBP, por sus siglas en inglés), de Seguridad Nacional y del Cuerpo de Ingenieros del Ejército, así como trabajadores de la construcción.

Mark Morgan, comisionado interino de la CBP, defendió el proyecto y arremetió contra aquellos que lo describen como “el muro de vanidad del presidente”.

“Estoy aquí para decirles que eso es falso”, declaró, señalándoles a los reporteros que Trump consultó con expertos fronterizos para saber qué se necesitaba. “Usted escuchó a los agentes”, le comentó al presidente.

Trump resaltó las características del muro que, aseguró, han sido estudiadas por otras tres naciones. Comentó que absorbe el calor, y señaló que “se puede freír un huevo en ese muro”. El concreto llega a gran profundidad para evitar la construcción de túneles. Y los agentes pueden ver a través de él para identificar posibles amenazas desde el lado mexicano de la frontera.

“Una vez que se construya el muro, será prácticamente imposible ingresar ilegalmente, y entonces podremos tomar control de la frontera y colocarlos (a los inmigrantes) en puertos de entrada”, dijo el mandatario, quien señaló que 27.000 tropas mexicanas colaboran en la detención del flujo migratorio.

Trump está disfrutando de una serie de triunfos en torno al muro y en materia migratoria en general. Los arrestos en la frontera con México se desplomaron en agosto muy por debajo de la caída estacional, después de que en mayo alcanzaron su mayor cifra en 13 años. La tasa de detenciones sigue siendo relativamente elevada, con más de 50.000 en 10 de los últimos 11 meses, en comparación con apenas ocho meses por encima de ese rango en la década previa.

La semana pasada, la Corte Suprema le dio a Trump luz verde para negar asilo a todo aquel que atraviese otro país en camino a la frontera sur de Estados Unidos y que no haya solicitado primero protección en un tercer país.

El Pentágono desvió recientemente 3.600 millones de dólares, que originalmente estaban destinados a 127 proyectos de construcción militar, para erigir 280 kilómetros (175 millas) de barreras en la frontera de 3.126 kilómetros (1.954 millas). Durante su campaña presidencial de 2016, Trump prometió que México pagaría el muro.

Loading...
Revisa el siguiente artículo