Hombre finge su propia muerte para demostrar impactante verdad

Su esposa había contratado asesino a sueldo para quitarle la vida

Por Christian Monzón

Un impactante caso salió a la luz en la ciudad estadounidense de Houston luego que un hombre fingiera su propia muerte para demostrar que su esposa había contratado a un asesino a sueldo para quitarle la vida.

Según informa The Sun, Roman Sosa trabajó con detectives y un amigo luego que la policía se diera cuenta el 2015 que su cónyuge planeaba matarlo.

Los oficiales se dieron cuenta luego que un conocido de la pareja compuesta por el hombre y María Sosa, alertara que la mujer le pidió que encontrara a algún asesino.

El hecho ocurrió en momentos en que el matrimonio estaba pasando por un proceso de divorcio.

El operativo

Un detective se hizo pasar por asesino a sueldo y se reunió con María, quien le ofreció 2 mil dólares, algo así como 1.4 millones de pesos chilenos, para que matara a su esposo. Además, agregó a la oferta el auto de su cónyuge.

Mientras esto acontecía, el hombre debió seguir viviendo con la mujer, pese a las oscuras intenciones de ella. "Me di cuenta de que todavía tenía que vivir bajo el mismo techo con la persona que planeaba asesinarme".

"Sí, me acosté con el enemigo y con un ojo abierto, todo mientras trataba de actuar lo más 'normal' posible para que ella continuara con su plan. Tenga en cuenta que esa era la única forma en que podíamos atraparla en el acto", afirmó.

El "asesinato"

La policía de Texas organizó el deceso del hombre, cavando una fosa y colocando sobre ella al sujeto con el torso desnudo, actuando como si estuviera muerto para que le tomaran fotografías.

"Esa imagen, hasta el día de hoy, refleja una de las cosas más difíciles que he hecho en mi vida", señaló Roman, quien aparece en el registro como si hubiera recibido un balazo en la cabeza.

Tras esto, el policía que se hizo pasar por asesino, le mostró las imágenes a la mujer. María vio las fotos, sonrió y le estrechó las manos al oficial.

Horas después, agentes llegaron hasta la casa para preguntarle a ella por el paradero del hombre, asegurando ella que no sabía nada de él. Tras esto, la detuvieron.

En el juicio, María aceptó su culpabilidad y fue condenada a 20 años de prisión por el delito de solicitud de asesinato en segundo grado. La pareja en tanto se divorció finalmente.

Cabe mencionar que el caso salió a la luz ahora debido a que Roman Sosa publicó un libro dando a conocer todo el caso.

 

 

Loading...
Revisa el siguiente artículo