¿Qué se sabe de la transición?

Ni siquiera legisladores de la mayoría PNP saben cómo será el proceso de cambio de mando, mientras hay interrogantes sobre las decisiones que se están tomando en los últimos días de Rosselló como gobernador

Por María de los Milagros

A cuatro días de que sea efectiva la renuncia de Ricardo Rosselló a la gobernación, poco se ha divulgado sobre el proceso de transición y si finalmente nombrarán un secretario de Estado que asuma el cargo una vez quede vacante.

El abogado constitucionalista Carlos Ramos y la ingeniera Ingrid Vila, quien fue miembro del comité de transición del exgobernador Alejandro García Padilla y su secretaria de la Gobernación, coincidieron en que la Ley 201 de 2004 no aplica, puesto que no se trata de un proceso de transición tras una elección.

“Por ende, no hay reglas establecidas de cómo se debe proceder en este tipo de transición, cuáles son las garantías mínimas que se deben asegurar”, explicó Vila a Metro.

“Por ejemplo, ¿quién garantiza que no se estén llevando a cabo transacciones, se estén dando permisos, contratos y decisiones de manera indiscriminada en un último intento de beneficiar allegados o repagar favores políticos? De igual forma, ¿cómo sabemos que no se están acomodando allegados en puestos de carrera o de confianza en agencias y corporaciones sin que medie un proceso competitivo de mérito?”, cuestionó la ingeniera.

Mientras tanto, Rosselló sigue firmando leyes y aprobando medidas. Sin embargo, no ha ofrecido ruedas de prensa y la información oficial sobre la transición se ha limitado a unas cuantas fotos publicadas en Twitter. Este medio solicitó entrevistar funcionarios del ejecutivo, como el saliente secretario de la gobernación Ricardo Llerandi y el subsecretario Erik Rolón, en ánimos de conocer el estatus del proceso de transición, pero al cierre de esta edición no estuvieron disponibles.

La Ley 201 establece, por ejemplo, que las sesiones del comité de transición deben ocurrir en formato de vistas públicas, que se entreguen informes financieros con las auditorías que se hayan realizado, entre otras cosas. En el caso de Rosselló, su amigo y cabildero Elías Sánchez dirigió el comité.

A juicio del senador independiente José Vargas Vidot, “el pueblo lo que ha hecho fundamentalmente es reclamar el que se instaure un ambiente permanente de transparencia y de confianza. Y siendo eso así, a mí me parece (que tienen que) enseñar todas las cartas, encarar un proceso abierto”.

Desde el Senado, Vargas Vidot está ciego en cuanto al proceso. No sabe nada. Tampoco el portavoz de la minoría popular, Eduardo Bhatia, e incluso el portavoz del Partido Nuevo Progresista, Carmelo Ríos.

“Mientras más temprano le demos estabilidad al proceso, y mientras más transparente sea, mejor”, reconoció Ríos. “Esto es caótico. No hay certezas. Y eso es malo para Puerto Rico, es malo para el flujo de fondos federales y estatales”, añadió Bhatia por su lado.

Sin embargo, es la Cámara de Representantes quien debe ofrecer su “consejo y consentimiento” ante el posible nombramiento de un secretario de Estado, parte esencial de este proceso de transición. Al cierre de esta edición, ni el presidente cameral, Carlos “Johnny” Méndez, ni el portavoz de la mayoría, Gabriel Rodríguez Aguiló, estuvieron disponibles para entrevista.

“Las expresiones de Wanda Vázquez (su rechazo a ocupar la gobernación) y la renuncia de Anthony Maceira confirman que ni los colaboradores más cercanos de Rosselló tienen la menor idea de qué ocurrirá en los próximos días”, añadió el representante independiente Manuel Natal Albelo.

Loading...
Revisa el siguiente artículo