Reclamo fue ensordecedor

Cientos de miles de ciudadanos hicieron historia con una multitudinaria protesta en contra del gobierno de Ricardo Rosselló Nevares

Por María de Los Milagros Colón

Con el ceño fruncido bajo el sol, con los zapatos encharcados por la lluvia, con botellas de agua para todos, con pancartas que son memes o viceversa, con un mar de banderas de Puerto Rico, con cacerolas, con media nalga por fuera, con una cruz en el pecho y cíngulo en las caderas, con rabia, con alegría, con frustración y con orgullo, cientos de miles de personas hicieron historia ayer en la marcha que paralizó el expreso Las Américas para exigir la renuncia del gobernador Ricardo Rosselló Nevares.

Convocados por sindicatos, organizaciones civiles, artistas y otros sectores diversos, la gente comenzó a abarrotar las calles de Hato Rey antes de las 9:00 de la mañana, hora para la que estaba pautada la manifestación. Ya para entonces el expreso estaba paralizado y las bocinas encendidas con consignas, canciones clásicas que aducen al sentimiento nacional, y reguetón.

El avispero se estaba revolcando. Poco antes de las 11:00 arrancó oficialmente la marcha que bajó por la avenida Jesús T. Piñero y regresó por el expreso hacia la avenida Franklin Delano Roosevelt.

En el expreso se estancó. La lluvia cayó con fuerza, llevándose la sal del sudor. Los manifestantes la recibieron con brazos abiertos. Los artistas tampoco huyeron del agua.  Más tarde, desde la tarima, aseguraron que se trataba de una bendición para no sufrir el azote del sol al que inicialmente huían bajo la sombra de los árboles, a cacerolazo limpio. El zumbido hacía vibrar la calle.

En los condominios vecinos también se vio gente salir en apoyo. Veían las cadenas de personas que demarcaban el perímetro, la línea de mujeres —en su mayoría— que lideraba la marcha tras la pancarta principal, los niños que coreaban las consignas, y los miles y miles que llevaron puesta su camisa negra.

El astro boricua Ricky Martin ondeaba las banderas LGBT y la de Puerto Rico sobre una plataforma, mientras que el gimnasta Tommy Ramos ondeaba la bandera de la resistencia. Entre ellos, decenas de estrellas puertorriqueñas decían presente y encendían la calle cada vez que se unían en coro a  canciones como “Preciosa”.

“Gay, gordo, muertos, puta, dama. Todos vamos por ti”

Margarita lleva protestando desde la guerra de Vietnam. “Hace ya más de cincuenta años”, subrayó a Metro. Sus canas la delatan, pero sus piernas no le detienen el paso rápido bajo el agua, sin sombrilla y sin temor, como la protesta misma.

Pero esta vez, a Margarita la ha sorprendido la juventud. “Despertaron”, afirmó. A su juicio, fue la insensibilidad del gobierno de Rosselló lo que provocó el jamaqueo: la insensibilidad ante los muertos, la demora en el despacho de víveres y ayuda tras el huracán María, los comentarios sexistas y homofóbicos, las burlas, las redes y esquemas de corrupción que siempre terminan enredando a las mismas personas.

A esos que Margarita llama recién despiertos, parece no ofenderles las paterías ni las puterías. “Gay, gordo, muertos, puta, “dama”. Todos vamos por ti”, leía una pancarta.

Lo que sí parece ofenderlos son el robo y las mentiras. Los indigna la promesa de un futuro incierto y la obligación de salir del país para poder progresar.

“Nuestros ausentes dicen presente”, leía otra pancarta con 102 nombres de puertorriqueños en la diáspora. Por un mejor Puerto Rico y regresar con mis abuelos y tití”, decía otro cartel en manos de un niño en Washington, D. C. donde también hubo manifestaciones.

“442 escuelas cerradas”

El país tiene más de un nervio expuesto. Así lo hicieron saber en la manifestación. El cierre de escuelas, los muertos eternamente en las neveras, y las neveras de los hogares eternamente vacías también fueron parte de los reclamos.

La auditoría de la deuda y la inacción de Cámara y Senado con relación al residenciamiento del gobernador fueron otros zumbidos fuertes.

Desde la marcha Paz para Vieques

El país no veía un evento similar desde el 2000, cuando alrededor de 150,000 personas paralizaron el mismo expreso en la marcha “Paz para Vieques”.

Entonces, fueron vestidos de blanco y ocuparon un carril. Se consideraba el evento más concurrido, hasta ahora. Entonces, también se trató de una carrera de resistencia.

Loading...
Revisa el siguiente artículo