Un movimiento cooperativista en la montaña con rostro de mujer

La Cooperativa Hidroeléctrica de la Montaña ha sido levantada por un grupo de mujeres que llevan el liderato en distintos frentes de esta lucha por controlar el futuro energético en el centro de la isla.

Por Hermes Ayala

Tras el paso del huracán María, el centro de la isla fue una de las áreas de mayor devastación en Puerto Rico. La oscuridad y el desasosiego, mantuvo esta área carente de los servicios básicos y la economía iba en retroceso.

Pero esto no fue obstáculo para que un grupo, liderado por una mujer, Ineabelle Medina, vicepresidente de Unidos por Utuado Inc, organizara voluntarios que salieron a luchar por sus comunidades, llevando suministros a los refugios, filtros y paneles solares portátiles a enfermos encamados y madres con niños, a través delas comunidades aisladas.

De ahí surge la alternativa de organizarse e impulsar la Cooperativa Hidroeléctrica de la Montaña utilizando los recursos olvidados y mal queridos por la Autoridad de Energía Eléctrica (AEE) en las hidroeléctricas de Dos Bocas y Caonillas.

El empoderamiento de la transformación y generación de energía limpia, barata y la búsqueda de un desarrollo económico para tener alternativas de empleo y nuestras familias no estén fragmentadas, esos son los mayores anhelos de estas valientes mujeres.

“A pesar del cansancio, frustración y tristeza, siempre hay fuerza para ayudar al necesitado”, dijo Medina, comerciante y gestora de este movimiento.

“Hay experiencias que se guardan en el corazón, que se atesoran, y si en el diario vivir se siente desánimo, son las que te motivan a continuar” añadió.

Te recomendamos este video:

Son variados los ejemplos de los retos de estas mujeres. Maestra de arte a tiempo completo, esposa y madre, a la vanguardia del proyecto va Melanie Mejías, que luego de cumplir sus tareas sale a organizar comunidades en el municipio de Jayuya.

Junto a ella va Ana María Ruiz, cuya vida no ha sido fácil lejos de su sierra querida, pero quien regresa a su pueblo natal para poder criar a sus dos hijas en un ambiente sano, pero, a pesar de su preparación, a Ana no le ha sido fácil encontrar trabajo en Utuado.

Codo a codo está también Sarahil Nieves, madre de tres hijos, estudiante doctoral de sicología y junto a su esposo deciden regresar a sus raíces con su negocio de cerveza artesanal. Luego del paso del Huracán María, toda la producción se daña y comienzan desde cero.  Entre sus múltiples tareas y responsabilidades, Sarahil es coordinadora comunitaria en Utuado, al igual que Ana María, promoviendo y educando sobre las bondades de la Cooperativa Hidroeléctrica de la Montaña.

De igual forma, figura entre las líderes Ametza Delgado Cardona, abogada, quien colabora como consultora legal y miembro de la Junta de Directores. Este ha sido un apostolado para ella y está plenamente convencida que este proyecto será de gran ayuda a la olvidada zona de la montaña.

Aida Santiago, María Viruet y Maribel Hernández también son parte de las actrices de este proyecto, que, aunque liderado en su gran mayoría por mujeres, tienen un director ejecutivo, C. P. Smith, quién está en Utuado precisamente gracias a una mujer. Hace unos años,  Smith llegó a Utuado en honor al legado de su madre, pues es hijo de una mujer utuadeña que le enseñó con su ejemplo de valentía y la lucha de la mujer para sacar un hogar hacia adelante.

Al preguntarle a Smith sobre sus colegas en proyectos como el de la Cooperativa, subrayó que “un dólar en manos de una mujer es una inversión para el futuro”  y añade “ellas siempre están pensando en sus familias, y es por eso este proyecto está en sus manos, porque lo van a atesorar como a sus hijos”.

Te recomendamos este video:


Mañana lunes, 1ro de julio, será un día histórico para este movimiento cooperativista de la montaña. Se trata de justicia social y liberación energética. Ese día, la Cooperativa Hidroeléctrica de la Montaña entregará los documentos de su solicitud de cualificación a la Autoridad de Alianzas Público Privadas (AAPP) para competir por administrar y generar la energía que produce la hidroeléctrica del Lago Dos Bocas y Caonillas, de Utuado.

Su proyecto busca también revitalizar la economía de esta adolecida zona montañosa, dónde los niveles de desempleo y de pobreza andan por las nubes, según se  documenta desde antes del paso del huracán María.

“La Cooperativa nos aseguraría la capacidad para administrar nuestra energía. Tras el paso de María, ha sido amplia la concienciación de lo que son nuestros recursos, de la necesidad de nosotros mismos asumir esta responsabilidad. Sería un triunfo”, indicó Maribel Hernández, de la organización sin fines de lucro Unidos por Utuado, que ha ayudado a darle forma al proyecto.

“Vimos la oportunidad de unirnos como pueblo y tomar las riendas de nuestra energía, para revitalizar la economía de la montaña”, señaló la licenciada Ametza Delgado Cardona.

Según se explicó, como faro tienen al modelo que utiliza KIUC, la Cooperativa Hawaiana de Servicios Públicos de la isla de Kauai, principalmente por su viabilidad económica y práctica. Tras recibir el aval del estado de Hawaii y los beneficios económicos del Departamento de Agricultura de Estados Unidos (USDA, por sus siglas en inglés) para administrar su propia energía sustentable, KIUC ha logrado restituir casi todos los pagos correspondientes a esta ayuda de financiamiento, a la vez que ha logrado que la isla de Kauai consiguiese su sustentabilidad energética sin necesidad de respaldo de la isla grande de Hawaii.

Mira también:

Cooperativa Hidroeléctrica de la Montaña se ve en el espejo de modelo de Kauai

A una cita histórica la Cooperativa Hidroeléctrica de la Montaña

Loading...
Revisa el siguiente artículo