El PPD sigue viendo a Rosselló como el contrincante Aníbal José Torres

El presidente del principal partido político de oposición habló con Metro en Punto por Punto sobre la crisis política que azota a la administración de Ricardo Rosselló ante investigaciones federales por alegatos de corrupción

Por Aiola Virella

Esta semana han pasado muchísimas cosas y hay quienes hasta se pierden entre tantos tiros…. ¿Qué entienden ustedes en el PPD que es lo más grave de los sucesos de la semana?

—Lo más grave es el colapso de una administración de gobierno que no ha podido articular una posición de política pública, que tiene a su vez la mayor cantidad de señalamientos, de testimonios, de personas que están siendo investigadas o entrevistadas por las autoridades federales por escándalos de corrupción. Nuevamente, volvemos a vivir la pesadilla de un rossellato en la gobernación con escándalos de corrupción. Para mí lo más importante es que se siga perdiendo la credibilidad en el servicio público. Que en momentos en que el Gobierno necesita ante los puertorriqueños y ante el mercado mundial credibilidad, la hayamos perdido con esta administración. Eso es lo más grave.

¿Para ustedes son creíbles las denuncias del hijo de Raúl Maldonado?

—Creo que lo importante no es el mensajero, lo importante es el mensaje. Desde el 2018, nosotros estamos denunciando el escándalo en el esquema paralelo que se diseñó desde la Oficina de la Primera Dama y la Guardia Nacional para llevar ayuda, artículos de primera necesidad en la recuperación después del huracán María, y eso se hizo mediante una estructura política diseñada desde la Oficina de la Primera Dama, con Raúl Maldonado como secretario de la Gobernación. Lo dijimos. Cuando hicimos los señalamientos, ordenaron una auditoría precisamente a la compañía que está siendo señalada, de la cual Raúl Maldonado, como secretario del Departamento de Hacienda, había contratado para beneficiar a su hijo en subcontratas a la misma vez, así que a nosotros no nos sorprende que hoy estemos escuchando este tipo de escándalos de cómo se manejo el proceso de recuperación después del huracán María. Para mí lo importante no es el mensajero. Yo creo que las autoridades federales tienen todos los elementos de juicio para investigar y determinar si le dan credibilidad o no a la persona, a los hechos. No hay duda de que están ahí.

¿Es confiable una investigación de Justicia?

—Desgraciadamente, tendría que decir que ninguna agencia estatal estaría avocada en este momento a realizar una investigación íntegra. La secretaria del Departamento de Justicia, el lunes dice que ella invita a Raúl Maldonado o a su hijo a que vayan al Departamento de Justicia. Fue la misma secretaria que fue a la Junta de Supervisión Fiscal para conseguir la manera en cómo dar con el paradero de Samoa cuando hizo unas declaraciones, fue la misma secretaria que se montó en un helicóptero para ir a Patillas ante unas alegadas irregularidades con la ayuda, que eran unas cajas que se habían mojado con agua de lluvia y que quedó en nada. Decir que invita a estas personas que están haciendo unos señalamientos contra la administración… El Departamento de Justicia no invita, el Departamento de Justicia cita, el Departamento de Justicia entrega requerimientos de información. Cinco horas más tarde, dice que está citándolos al viernes. ¿Por qué? Porque la opinión pública se fue en contra de todas las agencias investigadoras. (Recordó que en su caso casi lo llevan al tribunal para que dijera quién le dio la información del escándalo de WhatsApp). Creo que el único foro que está habilitado actualmente para esa investigación es el foro federal. Lo que el país necesita es que no haya impunidad.

En el caso del PPD, hubo un gobernador acusado y llegó a las elecciones… ¿Ustedes se siguen preparando para que su oponente el año que viene sea Ricardo Rosselló?

—Quisiera aclarar lo del gobernador acusado. Cuando se acusa a Aníbal Acevedo Vilá, nunca se presentó acusación alguna contra uso indebido de fondos públicos. Se hablaba de unas aportaciones a campaña por encima de lo que eran los límites. El PPD se prepara de cara a un proceso electoral en el 2020, hasta ahora con cuatro a cinco que tienen que llevar sus mensajes a las huestes del PPD.

Pero ¿creen que su oponente sería Ricardo Rosselló?

—Hasta el momento, yo entiendo que sí. Yo no veo al presidente del Senado —que es un potencial candidato— que se atreva a hacerle frente al gobernador. Tampoco veo a la comisionada residente, que ha intentado distanciarse en los últimos días de la figura del gobernador… No creo que tenga las rodillas necesarias para enfrentar al gobernador en un proceso primarista.

En medio de esta crisis, ¿no sería el momento ideal para que el PPD, de esos cinco candidatos, cuaje uno o dos verdaderamente con fuerza para enfrentar al gobernador?

—No necesariamente. Todos los que están terminarán en el proceso […] (Habló de las bondades de una primaria sobre un mecanismo alterno de “consenso”) Esa efervescencia no la hemos visto hasta el momento… Estamos a 15 meses de las elecciones. Así que yo estimo que ya para principios de año o de noviembre en adelante se empiece a ver esa mayor integración de las huestes identificándose con las candidaturas. Aquí lo importante es que luego del proceso estemos todos unidos.

El presidente del Senado, Thomas Rivera Schatz, ha dicho en medio de esta vorágine…. que aun los penepés son mejor administración que un Gobierno del PPD ¿Qué usted le responde?

—El país ha pasado juicio sobre eso. Thomas acostumbra a salir tres días después de que están ventilándose todos los issues a querer echar culpa a pasadas administraciones y a hablar del Partido Popular Democrático, que no hable del Partido Popular Democrático, que hable del Partido Nuevo Progresista… Ellos son los que tienen las luchas internas. Thomas, en su acostumbrada reacción de prepotencia y de altanería, lo que hace es decir que los otros eran peores. En Puerto Rico, un mal no se paga con un mal. El Partido Popular pasó su juicio en las pasadas elecciones, lo ha pasado en otras elecciones, y hoy no somos Gobierno, pero no hay duda que aquí la mayor corrupción se ha dado bajo el Partido Nuevo Progresista y le roncan cerquita de la nuca a esas administraciones del Partido Nuevo Progresista.

Hemos publicado que un programa de ayuda federal del Departamento de Educación terminó como vales en las oficinas de senadores para que fueran ellos quienes entregaran esas ayudas a los solicitantes. ¿Había escuchado algo de esto? ¿Es una práctica común?

—Esa debe ser la noticia más importante de hoy en la discusión pública porque se trata de un secretario que fue a confirmación del propio Senado el pasado lunes y lo vimos merodeando las oficinas de los senadores. Yo quisiera saber si a los senadores de mayoría, que fueron los que votaron por el secretario el lunes, les hicieron este tipo de acercamiento. Si desde las oficinas de mis compañeros senadores de mayoría se hizo el trabajo de reclutar personas bajo fondos federales del Departamento de Educación, de Educación Especial, específicamente, en trabajos que, de ordinario, se tienen que canalizar a través de las oficinas regionales del Departamento de Educación. Creo que es una mala movida del secretario, que debe ser investigada hasta las últimas consecuencias, y los compañeros senadores o representantes que se prestaron para eso tienen que rendirle cuentas al país hoy, de si ese trabajo se gestionó desde las oficinas legislativas. En ese sentido, el país debe conocer si ese voto que se dio el lunes fue a cambio de un favor político.

¿Es algo inusual?

—Yo nunca lo había visto antes. Que se utilizaran fondos federales de Educación Especial para hacer el trabajo de coordinación desde las oficinas de los senadores, yo nunca lo había visto.

Mire la entrevista aquí:

Loading...
Revisa el siguiente artículo