COP 25: Chile y la ONU hacen un llamado a tomar decisiones

Las medidas para lograr una transformación profunda frente al cambio climático se tenían que tomar ayer, aseguró representante de la ONU, que esta semana entregó al país sudamericano la presidencia de la cumbre de cambio climático de diciembre próximo

Por Miguel Velázquez

Luego de que Brasil rechazara la sede, Chile se declaró preparado para recibir a la Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático 2019 (COP 25), que se realizará entre el 2 y el 13 de diciembre en Santiago.

Así lo confirmaron Carolina Schmidt ministra de Medio Ambiente de Chile y Patricia Espinosa, la secretaria ejecutiva de la Convención Marco de Naciones Unidas para el Cambio Climático, en una reunión con la prensa internacional en Bonn, Alemania.
“Nuestra principal prioridad para la COP 25 es la ambición y la implementación de la acción climática”, explicó Schmidt. “Este es un tema central, ya que estamos en un momento histórico en el que la población global está demandando de los gobiernos la acción para generar un cambio real en cuanto al calentamiento global”.

Anunció que, en ese sentido, el principal foco para aumentar la ambición es “abrir la COP a distintos actores. Esto no puede ser un logro solo de los gobiernos. Para la COP 25 estamos incorporando, con mucha fuerza, la participación de agentes no estatales y al sector privado que tiene que aportar mucho para la transformación al desarrollo sustentable”.
A su vez, Patricia Espinosa señaló que el Secretariado tiene en Chile “un partner excepcional para lograr una COP 25 exitosa”.

“Estamos reunidos en un momento en el que hay un gran escrutinio sobre de qué manera los gobiernos están actuando para enfrentar lo que son los ya muy evidentes efectos del cambio climático, que cuestan mucho sufrimiento y vidas humanas en todas las regiones del planeta”, señaló Espinoza.

“Sabemos que lo que tenemos al día de hoy –en cuestión de compromisos de los gobiernos– no es suficiente y sabemos que el tiempo se nos está acabando. Las decisiones para lograr alguna posibilidad de tener esa transformación profunda se tenían que tomar ayer. Por lo tanto, la oportunidad que vamos a tener en la COP de Chile es extraordinaria”.
Espinosa indicó que previo al encuentro de diciembre habrán una serie de reuniones “para movilizar esas decisiones a nivel político”, ya que “Muchas de esas decisiones para lograr la transformación que necesitamos, son a nivel político”. Y destacó la importancia previas de la Cumbre sobre la Acción Climática el 23 de septiembre a la que convocó el Secretario General de la ONU, António Guterres, con el objetivo de acelerar la implementación del Acuerdo de París sobre el Cambio Climático.

El deshielo de los polos, un tema clave
La ministra Carolina Schmidt señaló que es de vital importancia “incluir a la ciencia en la COP 25 con un rol importante. La ciencia no se negocia y tiene que ser un actor relevante dentro del proceso de la COP”.

La Antártica será  un punto relevante de la COP 25 y en noviembre Naciones Unidas va a emitir un informe sobre criósfera, por lo que Publimetro le consultó a Schmidt si se pueden esperar acciones concretas  ante el preocupante ritmo del deshielo de los polos.
“En 2019 estamos esperando dos informes muy importantes, el de océanos y el de uso de la tierra. En la COP 25 está planeado un evento especial para darle la relevancia al informe de océanos y de criosfera. A su vez, nosotros estamos trabajando con la oficina de cambio climático y resiliencia de la Universidad Católica de un informe especial para la Antártica y eso también queremos que tenga relevancia dentro del a COP y establecer los sistemas de monitoreo para generar acciones que nos permitan tener un impacto de lo que estamos viendo se está produciendo en este asunto del cambio climático”, destacó la delegada chilena.

¿Cómo poder hacer para que se cumplan los acuerdos?

Para Patricia Espinosa, el abordaje del cambio climático ha evolucionado a lo largo de 25 años, desde la primera conferencia COP en Río de Janeiro, Brasil.
“Se han creado herramientas e instrumentos jurídicos al respecto, el último fue el Acuerdo de París en 2015. Por primera vez, todos los países alrededor del mundo se comprometieron a hacer acciones contra el cambio climático”.

“El Acuerdo de París logró unificación de voluntades con la base de que cada país tenía que presentar sus contribuciones nacionales determinadas, de acuerdo a sus capacidades. Ni siquiera los países desarrollados son iguales, tampoco es el caso de los países en desarrollo. La meta es extraordinariamente ambiciosa: reducir 45% de emisiones al 2030, es decir, son 12 años nada más”, indicó Espinosa.

“Lo que estamos ahora es crear las herramientas de cómo vamos avanzando en estos compromisos. Cuando tengamos en marcha y vigente el marco de transparencia, tendremos mucha más claridad los requisitos de cada país tendrá. Esos son los instrumento con los cuales nosotros lograremos un régimen de esperanza para los jóvenes, y mantener una enorme claridad sobre cómo debe de ir incrementándose”, finalizó.

Cumbre sobre la Acción Climática
El Secretario General de la ONU, António Guterres, hizo un llamado a todos los líderes para que acudan a Nueva York el 23 de septiembre con planes concretos y realistas para mejorar sus contribuciones concretas a nivel nacional para 2020. Esta reunión será clave de cara a las acciones que se puedan tomar en la COP 25 de diciembre en Chile.

45%
de reducción en las emisiones de gases de efecto invernadero en 10 años y a cero para 2050 es la misión.

Loading...
Revisa el siguiente artículo