Hospitalizan al expresidente peruano Alberto Fujimori

Fujimori, de 80 años, fue trasladado a la clínica desde la base policial donde cumple una condena de 25 años por crímenes de lesa humanidad

Por Carlos Alfredo Ordoñez

El expresidente peruano, Alberto Fujimori, de 80 años, fue internado la noche del domingo en una clínica de Lima tras sufrir hipertensión arterial.

Según un informe de la Clínica Peruano Japonesa, donde fue ingresado, Fujimori presenta un "síndrome doloroso abdominal (…), fibrilación auricular, hipertensión arterial".

Resguardado por agentes del Instituto Nacional Penitenciario (INPE), a las 21:30 (hora local) el expresidente fue trasladado a la clínica desde la base policial donde cumple una condena de 25 años por crímenes de lesa humanidad.

"Está en evaluación tiene varios problemas, está muy nervioso, está en exámenes", dijo un allegado del exmandatario, citado por la AFP.

Esta es la segunda vez en lo que va del año que Fujimori permanece internado por problemas de salud.

Alberto Fujimori saludando AFP

Indulto anulado

Tras ser anulado su indulto en octubre del año pasado, Fujimori fue recluido nuevamente el 23 de enero pasado en la base de las fuerzas especiales de la policía, en Lima, para que complete su condena.

Esto, tras permanecer 113 días internado en la misma clínica en la que se encuentra ahora.

Debe permanecer en prisión hasta mayo de 2033.

Fujimori estuvo preso allí mismo entre 2007 y 2017, luego de llegar extraditado desde Chile.

Es el único recluso en ese lugar, donde dispone de cuidados médicos permanentes, según las autoridades.

La Corte Suprema anuló el indulto aduciendo irregularidades cometidas al concederlo por el entonces presidente Pedro Pablo Kuczynski.

Alberto Fujimori en silla de ruedas AFP

La justicia peruana revisó el indulto tras un fallo, de julio de 2018, de la Corte Interamericana de Derechos Humanos, a la que acudieron los familiares de las víctimas del gobierno de Fujimori.

Fujimori purgaba su sentencia por las matanzas de Barrios Altos (1991) y La Cantuta (1992), donde escuadrones de la muerte integrados por militares asesinaron a 25 personas en una supuesta operación antiterrorista.

La justicia estableció que las víctimas, entre ellas un niño de 8 años, no eran guerrilleros.

Loading...
Revisa el siguiente artículo