Sepultan en Educación denuncia contra el secretario designado

La queja contra Eligio Hernández apunta a que aconsejó la destitución de una persona por querellas de hostigamiento que nunca existieron

Por Istra Pacheco

El designado secretario de Educación, Eligio Hernández, presuntamente está involucrado en la fabricación de un caso de hostigamiento contra un empleado, según consta en una denuncia que hiciera por escrito la persona afectada.

La queja hace referencia a actuaciones de Hernández cuando era subsecretario de Educación.

Fuentes de Metro aseguran que una vez el gobernador lo designó como secretario interino, Hernández se encargó de hacer movimientos de personal necesarios para que la queja en su contra pasara por debajo de la mesa.

La misiva —en posesión de Metro—, firmada por Héctor Sánchez Álvarez, indica que se desempeñaba como secretario auxiliar de Educación Ocupacional y Técnica hasta que, el lunes 18 de marzo de 2019, la entonces secretaria, Julia Keleher, lo reinstaló a su puesto de carrera. ¿La razón? Por insubordinado.

Según el recuento que hace Sánchez Álvarez, cuatro días antes, el 14 de marzo de 2019, Keleher le notificó que lo removería del cargo por “la alta cantidad de querellas de hostigamiento”. Pero no le pudo especificar ninguna. Sánchez Álvarez le indicó a Keleher que tanto en la División Legal como en Recursos Humanos le certificaron que no existían tales querellas.

Fue entonces (según el relato en la carta) que el hoy designado secretario en propiedad “indicó que asumía completa responsabilidad y que él le había recomendado  a Keleher que al (yo) ocupar un puesto de confianza, era de libre remoción”.

“Añadió Hernández que él tenía conocimiento de una querella de hostigamiento”, indica la carta.

Keleher dispuso que retornaría como maestro en la escuela vocacional Miguel Such en San Juan. Ese cambio implicaba una reducción de salario de $7,500 a $2,000 mensuales, dijo una fuente de Metro.

Pero el 18 de marzo de 2019, Sánchez Álvarez se presentó a trabajar como de costumbre, porque lo contrario hubiese sido “aceptar las alegadas supuestas querellas”.

Keleher le dijo que le daba coraje que no “reconociera sus acciones”, le dio la carta oficial de destitución y, acto seguido, el comisionado de Seguridad lo escoltó fuera de las instalaciones del Departamento de Educación.

No obstante, Sánchez Álvarez asegura una y otra vez en su carta —con fecha del 25 de marzo de 2019 y dirigida a la secretaria auxiliar de Recursos Humanos, María Franco— que no existe ninguna querella de hostigamiento sexual en su contra.

Una fuente de Metro confirmó ayer de manera independiente que —en efecto— nunca hubo una querella oficial en contra de Sánchez Ávarez.

En su carta, este indica, además, que tiene información confidencial que vincula al designado secretario  y  a José Orlando Rodríguez, director de la Oficina de Derechos Civiles, en posibles violaciones a leyes estatales, aunque no menciona cuáles ni ofrece detalles adicionales.

Este diario le dejó mensaje a Sánchez Álvarez para obtener más información, pero este no respondió.

Aniel Biggio, portavoz de prensa del Departamento de Educación, dijo que no sabía acerca de ninguna investigación por violaciones a leyes por parte de Hernández. El designado nunca respondió un pedido de reacción.

Otra fuente independiente aseguró que, hace tres semanas, Sánchez Álvarez, quien está vinculado a círculos de poder político, logró que Hernández lo nombrara en otro puesto de confianza, esta vez en una Oficina de Recursos Humanos, como parte del área de reclutamiento.

Según una de las fuentes, Hernández cabildeó intensamente en el Senado para que lo nominaran y confirmaran. En ese proceso, la restitución de Sánchez Álvarez fue, presuntamente, uno de los asuntos que negoció a cambio de que se materializara su nominación.

El presidente del Senado, Thomas Rivera Schatz, dijo que confirmaría a Hernández tan pronto como este lunes. No se informó que fuera a pasar por el proceso de vistas públicas.

Bajo la alfombra

Uno de los cambios que hizo Hernández como secretario interino fue sacar a María Franco como secretaria auxiliar de Recursos Humanos. Franco fue una de las personas que recibió la queja de Sánchez Álvarez.

En sustitución de Franco, Hernández nombró a Eric Pérez, quien, a su vez, participó junto al propio Hernández en el chat de WhatsApp, que terminó con la acusación del juez Rafael Ramos Sáenz.

Una historia turbulenta

Pero esta no es la primera vez que Sánchez Álvarez sale a la palestra pública. Pocos días después de que Keleher renunció como secretaria de Educación por investigaciones de las autoridades federales sobre su manejo en la agencia, Sánchez Álvarez  acudió a la Cámara de Representantes con denuncias de irregularidades que el presidente de ese cuerpo, Carlos “Johnny” Méndez, dijo que investigaría.

Trascendió que Sánchez Álvarez sería testigo de la Cámara y que fue removido de su puesto por oponerse a movidas de la exsecretaria Keleher y por presuntamente negarse a firmar documentos.

Te recomendamos este video:

Loading...
Revisa el siguiente artículo