Se agudiza la pobreza infantil en Puerto Rico

Informe sobre situación de la niñez en jurisdicciones de Estados Unidos coloca a Puerto Rico en un difícil panorama, por lo que expertos hacen un llamado a crear política pública favorable a las familias y niños

Por Lyanne Meléndez García

El 58 % de todos los niños y niñas puertorriqueños viven bajo los niveles de pobreza, lo que convierte a la isla en la jurisdicción con mayor pobreza infantil en todo Estados Unidos. Además, Puerto Rico experimenta una drástica reducción en la cantidad de menores que viven aquí.

Así lo revela el informe Kids Count Data Book que precisa que, aun cuando en Estados Unidos se ha registrado un aumento en la población de la niñez durante los últimos años, Puerto Rico vive una realidad muy diferente con una enorme reducción.

El documento expone que mientras hay un aumento de 9.5 millones en la población infantil de Estados Unidos, la población entre las edades de 0 a 17 años se ha reducido significativamente en la isla con un 43 % menos en los pasados 27 años.

En un encuentro con los medios, el Instituto del Desarrollo de la Juventud ofreció los detalles del estudio anual que plantea que en Puerto Rico, entre 1990 y 2017, la población infantil disminuyó de 1,157,073 niños y niñas a 656,796. De hecho, el mayor decrecimiento se ha experimentado entre 2010 y 2017 cuando se perdió un 27.3 %. “Cuando vemos esto, desde 1990 a 2017 hemos perdido medio millón de menores en la isla, pero cuando vemos de 2010 a 2017 hemos perdido casi la mitad de esa cantidad”, expuso la gerente de Estadísticas del Instituto, Caridad Arroyo.

Los 10 municipios con mayores reducciones son Ceiba, Yauco, Loíza, Lares, Fajardo, Villalba, Guánica, Maricao, Patillas y Vega Baja. La portavoz de Estadísticas aclaró que todos los municipios han experimentado una reducción. Sin embargo, donde menor impacto se ha registrado es en  Culebra, Gurabo y Naguabo.

De acuerdo con el estudio, en comparación con el resto de las jurisdicciones de Estados Unidos, la isla ocupa también el primer lugar en la cantidad de familias con padres sin empleo seguro, con 56 %; jóvenes desconectados de la escuela y sin empleo, con 12 %; así como el de familias monoparentales con 62 %. Esta última liderada mayormente por mujeres.

Además, Puerto Rico ocupa la tercera jurisdicción de Estados Unidos con bajo peso al nacer, con un 10.5 %. Las primeras son Misisipi (11.6 %) y Luisiana (10.7 %), los cuales son los más pobres de Estados Unidos.

Ante estas difíciles realidades, el Instituto desarrolló una serie de recomendaciones puntuales, entre ellas, la directora ejecutiva del Instituto, Amanda Rivera Flores, propuso que se expandan los programas que mantengan a los niños y jóvenes saludables y que se provean herramientas que apoyen a las familias a desarrollarse económicamente, como el otorgamiento de créditos contributivos por trabajo y por familias con niños. Además, planteó la necesidad de tener una política pública que atienda la crisis de migración entre familias y jóvenes con niños, así como asegurarse de que todos respondan el cuestionario del Censo 2020.

De otro lado, el estudio plantea unas mejorías, como una reducción en el porcentaje de menores de 3 y 4 años no matriculados en escuelas, con un 37 % lo que ubica a la isla en uno de las mejores posiciones. También se ha registrado una continúa reducción en la tasa de nacimientos de madres adolescentes, reducción en menores con padres sin diploma de escuela superior y es bien bajo el porcentaje de menores no cubiertos por un seguro médico.

Huracán empeorará cifras

-Sin embargo, el estudio apenas recoge datos hasta 2017, lo que significa que son cifras previas al impacto del huracán María. En ese sentido, las proyecciones no son muy alentadoras.

La directora ejecutiva del Instituto destacó que, a raíz de un estudio separado del impacto del huracán en la niñez, que realizaron tras el fenómeno atmosférico, pueden trazar unas tendencias y proyecciones. Explicó que al año del huracán un 15 % de los encuestados “estaba considerando irse fuera de Puerto Rico; considerar a que lo hagan es otra cosa, pero todavía estaba esa tendencia”.

Mientras, el gerente de proyectos estadísticos del Instituto de Estadísticas, Alberto Velázquez, sostuvo que una vez pasó el huracán se suspendió la recolección de datos por tres meses.

“En términos de la población, el huracán lo que hizo fue dar un empujón adicional al movimiento hacia fuera de Puerto Rico, llegando a 123,000 personas saliendo desde julio 2017 a julio 2018, que cuando lo combinas con las muertes, es una reducción de 3 % en un solo año”, detalló.

Loading...
Revisa el siguiente artículo