En relieve negligencia ante violencia de género

Joven madre pide ayuda, a la vez que se siguen cometiendo feminicidios

Por Maria de los Milagros Colón

Cuando tenía tres meses de embarazo, su pareja le entró a golpes y ella salió de la casa corriendo, descalza y en pijamas. Se escondió tras unos arbustos y escuchó los gritos. “Cuando te encuentre, te voy a matar”, lanzaba el hombre al que ella amaba, el papá del niño que nació cinco meses después, prematuro. Un cuento de horror.

Así recuerda Tatiana Gómez el momento que provocó que se alejara de su expareja hace ya cerca de cinco años. Atragantada en llanto dice que lo hizo por su hijo, que sentía terror. Hoy tiene que pedirle a su expareja una y otra y otra vez que la deje “en paz” y, desesperada, acudió a las redes sociales para pedir ayuda legal y otros recursos porque no ha encontrado apoyo en las autoridades después de tantos años y a pesar de una orden de protección que alega que el hombre violaba, también, una y otra y otra vez.

“Por tecnicismos nunca lo arrestaron”, a pesar de que el hombre llegaba a lugares donde ella trabajaba, le escribía por redes sociales, le mintió a terceros diciendo que ella tenía enfermedades de transmisión sexual y otras tantas cosas que narra sin pausa, con un bloque de documentos en la mano que incluye copias de mensajes y hasta correspondencia de él porque, según la mujer, usaba su dirección con el fin de tener una excusa para ir a su casa.

Los cuentos sobre las veces que iba a cuarteles son otro viacrucis.

Y mientras su caso sigue aparentemente ignorado, este fin de semana dos mujeres murieron a manos de sus exparejas, sumando ocho en lo que va de año. Una de ellas, Lourdes del Carmen Cuevas Natal, había denunciado a su asesino, Javier José Acevedo. Apenas tres días antes, logró una orden de protección a su favor.

El sábado, a eso de las 5:37 de la tarde, el exmilitar sorprendió a Cuevas Natal cuando ella llegó a su hogar. Allí la apuñaló. El fiscal Diego Velázquez lo citó, pero no le radicó cargos criminales por violencia de género.

“Es inaceptable que se dejara a este cobarde en libertad. Todos tenemos que ser parte de la solución y utilizar las herramientas que tengamos a nuestro haber para ayudar a las víctimas”, dijo la procuradora de las mujeres, Lersy Boria.

Ocurra o no un asesinato, Amárilis Pagán Jiménez, directora ejecutiva del Proyecto Matria, subrayó en comunicado de prensa que “[n]o es posible que el Estado no tome acciones concretas para frenar esta ola de violencia que está golpeando, matando a las mujeres de nuestro país”. Insistió en la necesidad de protocolos sobre órdenes de protección y consultas de casos a fiscales.

“Necesito vivir sin miedo, y poder caminar con la frente en alto. El Gobierno de Puerto Rico tiene mi vida y la de mi hijo en sus manos”, publicó Gómez en redes sociales.

Loading...
Revisa el siguiente artículo