Aranceles muestran riesgos que Trump está dispuesto a tomar

El mandatario está colocando los espinosos temas de inmigración y comercio —los dos temas que definieron su candidatura y asedian su presidencia— en curso de colisión, e inyectando nuevas tensiones en sus relaciones con aliados políticos, en un intento de mostrar resultados en su campaña de reelección

Por AP

WASHINGTON (AP) — Exasperado por los reportes de un alto número de cruces fronterizos ilegales, el presidente Donald Trump llamó a sus principales asesores en materia de inmigración para exigir medidas.

En respuesta a su creciente preocupación, incluidas amenazas de cerrar por completo la frontera con México, prepararon un plan alternativo —aunque aún incendiario— para imponer aranceles graduales a México.

El sorpresivo anuncio del plan el jueves por la noche, el cual amenaza con socavar las posibilidades de ratificar el nuevo tratado comercial de Norteamérica, demostró lo lejos que está dispuesto a llegar el presidente para combatir la inmigración ilegal, aun si eso representa críticas de ambos partidos, impugnaciones legales y polarización de la opinión pública.

El mandatario está colocando los espinosos temas de inmigración y comercio —los dos temas que definieron su candidatura y asedian su presidencia— en curso de colisión, e inyectando nuevas tensiones en sus relaciones con aliados políticos, en un intento de mostrar resultados en su campaña de reelección.

“México ha sacado ventaja de Estados Unidos durante décadas”, afirmó Trump nuevamente el viernes en un tuit, a la mañana siguiente de que anunció que el arancel de 5% entraría en vigor el 10 de junio y que se incrementaría mensualmente hasta llegar al 25%, “hasta que el problema de la inmigración ilegal se resuelva”.

“Debido a los demócratas, nuestras leyes de inmigración son malas. México hace una fortuna con Estados Unidos, lo ha hecho por décadas, ellos pueden solucionar fácilmente este problema. Es hora de que finalmente hagan lo que se debe hacer", añadió.

Dejando de lado el debate sobre posibles soluciones, los indicadores en la frontera han empeorado.

Funcionarios dijeron el jueves que se prevé que, para mayo, el número de arrestos alcance su nivel más alto en más de 12 años, y “rebase significativamente el récord de abril de 109.000”, de acuerdo con el secretario de Seguridad Nacional Kevin McAleenan.

El miércoles, un grupo de 1.036 personas —integrado por familias y menores de edad sin compañía de un adulto— fue aprehendido después de cruzar la frontera desde Ciudad Juárez. Ese ha sido el grupo de migrantes más grande que ha sido detenido en la frontera.

No obstante, la receta de Trump de imponer aranceles para solucionar el problema fue duramente criticada por todo el espectro político. El senador Chuck Grassley, usualmente un aliado de Trump y presidente de la Comisión de Finanzas del Senado, dijo que la medida anunciada por el mandatario era un “mal manejo de la autoridad presidencial en aranceles” que afectará a los consumidores estadounidenses y “pondrá en serio riesgo la aprobación” del Tratado entre México, Estados Unidos y Canadá (T-MEC).

“Imponer aranceles en productos de México es exactamente la medida equivocada”, dijo Neil Bradley, vicepresidente ejecutivo de la Cámara de Comercio de Estados Unidos, organización que actualmente busca emprender medidas legales para bloquear los aranceles.

“Esos aranceles serán pagados por las familias y empresas estadounidenses sin lograr nada para resolver el verdadero problema en la frontera”, dijo Bradley, quien imploró al Congreso y al presidente que colaboren para atender los problemas fronterizos.

Tanto para aliados como para detractores, la escalada arancelaria representa una nueva manifestación de cómo Trump se maneja impulsivamente y de que sus asesores son incapaces o no están dispuestos a acotar esos impulsos.

Muchas de las personas que alguna vez convencieron a Trump de no proseguir con ideas radicales, como cerrar la frontera sur por completo o reanudar la polémica separación de familias inmigrantes, están ahora fuera del gobierno, incluida la exsecretaria de Seguridad Nacional Kirstjen Nielsen.

Loading...
Revisa el siguiente artículo