Piden mayores ajustes fiscales a la UPR

La Junta de Gobierno de la universidad del Estado deberá revisar su plan fiscal

Por Maria de los Milagros Colón

Los nuevos recortes presupuestarios y aumentos en los costos de estudios propuestos por la Universidad de Puerto Rico (UPR) siguen sin satisfacer las expectativas de la Junta de Supervisión Fiscal (JSF), quienes enviaron una carta el pasado 1.º de mayo al gobernador Ricardo Rosselló Nevares en la que explican que el primer centro docente deberá integrar a su plan fiscal mayores alzas de matrícula, reducir aún más las exenciones y hacer otros ajustes.

En cuanto a alzas de matrícula, el plan propuesto y entregado el pasado 5 de abril vislumbra ya un aumento a nivel subgraduado y fijaba el costo del crédito a $157 en el año fiscal 2023, adoptando en esencia el mandato de la JSF. Para el ente, sin embargo, es necesario que se incremente en 1.5 % para 2024. La UPR aumentó el crédito para estudiantes subgraduados de $56 a $115 el año pasado, lo que continuaría creciendo anualmente hasta alcanzar los $157.

Además, la JSF señaló que los estudiantes de maestría deberán pagar $10 más por crédito para 2023, aunque tal vez son otros sectores de estudiantes graduados los más afectados. “Los candidatos a un juris doctor pagarán $137 menos por crédito de lo requerido”, resaltaron en la misiva. Esto podría implicar sumar esa cantidad a los $250 que ya había definido la institución, lo que los dejaría el crédito en unos $387.

El plan propuesto por el primer centro docente del país sufre de otras deficiencias según la JSF; carece de proyecciones actualizadas de pago de pensiones, presenta estimados más altos en cuanto a cuotas (que también aumentaron) a pesar de reconocer bajas en estudiantes matriculados, y duplica ingresos en ciertas áreas. Tampoco elimina el bono de Navidad a los empleados, como exigió el ente federal.

 

Ojo a las exenciones

La UPR también falló en cumplir con la imposición de la Junta de eliminar las exenciones a deportistas, estableciendo una partida con ese fin que quedaría a discreción de cada recinto.

Además, “continúa otorgando exenciones (la mayoría parcial, pero algunas hasta 100 % de su matrícula) a algunos estudiantes de honor y a algunos empleados y sus dependientes. Estas exenciones no están garantizadas”, corrigió la JSF al plan de la UPR.

“No sabemos todavía cómo se va a dar la distribución de las exenciones porque ya no hay 100 % o 50 % para todo el mundo. Ahora es a base del ingreso familiar”, explicó el representante estudiantil del recinto de Río Piedras ante la Junta Universitaria, Sergio Gandía Vargas.

“El presupuesto, con todo esto, no va a dar. De igual forma, estamos con números rojos al final del próximo año. Estamos $4 millones por debajo del presupuesto necesario para operar, y para el año fiscal 2023, estamos en $57 millones por debajo del número, aunque por ahí viene el recorte al retiro, que es otra cosa que nos preocupa”, sentenció.

Loading...
Revisa el siguiente artículo