Alcaldes no van por escuelas chárteres

El único municipio que mantiene intenciones de administrar escuelas es Canóvanas, pese a que algunos miembros de comunidades escolares rechazan la idea

Por Lyanne Meléndez García

Aunque hasta hace dos meses nueve alcaldes permanecían interesados en administrar escuelas públicas en sus municipios, la inmensa mayoría desistió de continuar con el proceso.

A principios de marzo, Aibonito, Cayey, Coamo, Orocovis, Villalba, Yauco, Las Marías, Canóvanas y Naranjito figuraban en la lista de interesados en adquirir una o más escuelas del ayuntamiento. Sin embargo, el Departamento de Educación confirmó que, al concluir la etapa de consideración, ninguno de los municipios está entre los trece proponentes.

Metro supo por fuentes que el municipio de Canóvanas entregó una propuesta de forma tardía, la cual no pasó, por lo que están en proceso de reconsideración.

El resto de los alcaldes desistieron de presentar una propuesta formal a la fecha establecida por la agencia. De acuerdo con los alcaldes entrevistados, la mayoría tomó la decisión en respuesta a la cantidad de dinero que el Departamento de Educación otorgaría por estudiante, que suma $3,500.

En el caso de Coamo, el alcalde Juan Carlos García Padilla explicó que determinó retirar la solicitud de escuelas alianza “porque, al inicio, el Departamento de Educación prometió una cantidad de fondos para la administración y luego le recortaron la cantidad, lo que hace imposible ser parte del proceso. Los parámetros no estaban claros”.

El alcalde de Aibonito, William Alicea Pérez, argumentó que el anuncio de que le otorgarían menos dinero fue la gota que colmó la copa.

“Teníamos el deseo genuino y el interés de administrar escuelas, pero el Departamento dilató el proceso y encima de eso vino la reducción de presupuesto”, expuso Alicea Pérez, quien reconoció que el grupo de alcaldes que se había unido en un consorcio mantienen viva la idea de, en algún momento, administrar una escuela. Detalló que ante la situación económica de los ayuntamientos se ven imposibilitados de acoger otra responsabilidad financiera. El alcalde de Cayey, Rolando Ortiz, y el alcalde de Orocovis, Jesús Colón Berlingeri, confirmaron a Metro que la principal razón para desistir de la idea fue la económica.

Por su parte, el alcalde de Villalba, Javier Hernández, hizo reclamos en torno a la gestión del DE. “En efecto, nosotros en el municipio de Villalba originalmente solicitamos participar del proceso de solicitar escuelas alianza, pero ante la falta de definición del Departamento de Educación sobre el tema, desistimos de la solicitud”, indicó Hernández.

Sin embargo, el DE había asegurado que, si bien el costo por estudiante que la agencia estipuló este año es de $6,400, el desembolso a las Escuelas Públicas Alianza (EPA) no alcanza esa cantidad porque hay servicios como alimentos, Educación Especial y transporte, que se mantienen directamente bajo la jurisdicción de la agencia. “Esa cifra inicial divulgada de $6,400 contempla el costo de estos otros servicios que no se están reembolsando a las entidades porque es precisamente el propio Departamento quien continúa brindándolos y, por tanto, asumiendo su costo”, detalló la agencia en declaraciones escritas en marzo. Por ende, la recomendación a las entidades y municipios es basar su estimado en recibir aproximadamente $3,500 por alumno.

Comunidades escolares se expresan sobre Canóvanas

Pese a que Canóvanas es el único municipio que mantiene viva la intención formal de administrar escuelas, algunos miembros de comunidades escolares rechazan la acción.

Docentes de la escuela Antonio R. Barceló aseguraron que no están a favor de cómo se ha efectuado el proceso, alegaron que no ha habido reuniones con la alcaldesa Lornna Soto, y sostuvieron que han recogido firmas para hacerle saber al DE que están en contra del proceso. Magaly Rivera, maestra del plantel, detalló que “ha sido un proceso bien insensible. Las escuelas no se enteraron porque les llegó una carta o porque el Departamento las reunió ni nada, se han enterado por los proponentes que han llegado a las escuelas a exigir unas cosas”.

Por su parte, Adaly Fuentes, representante de área de la Federación de Maestros, repudió también la manera en cómo se ejecutó el proceso.

La alcaldesa expresó en declaraciones escritas: “En las pasadas semanas hemos tenido diferentes reuniones con los padres y encargados de los estudiantes de las escuelas que se presentaron propuestas para aclarar directamente las dudas”. En el caso de los maestros, aseguró que no es su patrono, por lo que, en esté momento, “no tenemos información para compartir con ellos por ser solo una presentación de propuesta”.

Informó que esta semana tendrían una reunión con personal del DE, por lo que pidió espacio a las comunidades escolares. “Es importante dejar claro que aún aprobada la ordenanza, si las negociaciones no garantizan los servicios y nuevos currículos, el municipio podría no acordar administrar las mismas, ya que en está etapa nos encontramos en un proceso de negociación asegurando la mejor educación para nuestros estudiantes”, manifestó Soto.

Loading...
Revisa el siguiente artículo